Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Son espectaculares", dicen de los murales del polideportivo del colegio de Soto de Luiña

Cinco alumnos del instituto Selgas crearon escenas con las señas de identidad del centro para embellecer un espacio plagado de pintadas

Alumnos, profesores y autoridades, ayer, durante la inauguración.

Alumnos, profesores y autoridades, ayer, durante la inauguración. T. C.

El polideportivo del colegio público Nuestra Señora de la Humildad de Soto de Luiña luce como nunca. Las pintadas que afeaban sus paredes han dado paso a unos murales llenos de significado, fruto de un proyecto de cooperación entre el centro, el institutoSelgas y el Ayuntamiento de Cudillero."Me parece

Cuenta la docente que el curso pasado se les ocurrió hacer un proyecto que repercutiera en alguna iniciativa que se desarrollara fuera del instituto. Junto a los cinco alumnos de cuarto que el año pasado cursaban su asignatura, contactó con el concejal de Cultura y Educación, Felipe Fernández, en busca de un proyecto interesante. La idea de contribuir a mejorar el polideportivo de este centro, del que proceden muchos alumnos del instituto Selgas, les cautivó y se pusieron manos a la obra.

El primer paso fue entrevistarse con los alumnos de Soto de Luiña para saber qué elementos querían en su mural; después llegaron horas de trabajo para dar forma a las creaciones. "Fue un proceso de diseño brutal", precisa la profesora. El trabajo sobre el terreno se desarrolló en cuatro días del pasado junio y la obra, aún pendiente de concluir, fue inaugurada ayer con una visita de representantes del Ayuntamiento y del instituto Selgas.

"Estamos contentos, pero costó", confiesa Rodrigo Álvarez, uno de los cinco alumnos artistas. Ayer se mostraron orgullosos de un trabajo en el que invirtieron muchas horas. En el colegio de Soto están también encantados con su trabajo. "Daba coraje llevar a los alumnos al polideportivo y ver esas pintadas", reconoce la directora del centro, María Salomé Alonso. Con ella coincide el docente de Educación Física: "Antes estaba llena de pintadas y ahora da gusto. Lo disfrutamos más y los murales le dieron luz".

En los murales aparecen las señas de identidad del centro, que cuenta con alumnos de una veintena de localidades del concejo. "Están presentes el logo del colegio; el mar, porque tenemos la playa aquí al lado, y también la montaña y la braña", resume la directora.

La tercera pata del proyecto fue el Ayuntamiento de Cudillero, que invirtió en torno a 2.500 euros en la actuación. No en vano, primero hubo que pintar de blanco las paredes para luego dibujar los murales. "Es una iniciativa fantástica", señaló ayer el alcalde, Ignacio Escribano.

La directora del centro señala que el colegio, que en 2019 cumplirá 40 años, está "dando un cambio espectacular" en los últimos tiempos. Con todo, tiene actuaciones pendientes como la reparación de la cubierta del polideportivo, que presenta goteras.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats