12 de octubre de 2018
12.10.2018

Un autobús de la línea Oviedo-Ribadeo arrolla en El Bao a un hombre

El conductor nada pudo hacer por esquivar a la víctima, de origen pontevedrés y sin documentación

12.10.2018 | 00:46
Nacional 634 a su paso por la localidad naviega de El Bao.

Un varón de mediana edad, originario de la provincia gallega de Pontevedra, falleció en la noche del miércoles, tras ser arrollado por un autobús de la empresa Alsa en la carretera nacional 634, a la altura del kilómetro 515, en las cercanías de la localidad naviega de El Bao.

El suceso se produjo a las diez menos diez. Según los testigos, la víctima salió del arcén y, de forma repentina, invadió la calzada por causas que se desconocen. El conductor del vehículo nada pudo hacer por evitar el fatal desenlace.

El autocar cubría la línea entre Oviedo y Ribadeo, y había salido de la capital del Principado. En el momento del suceso, iban a bordo una docena de personas. Según expuso la compañía de transporte, el conductor del autobús frenó y trató de esquivarle, pero fue imposible evitar el golpe, y la persona falleció en el momento. Los viajeros que se encontraban en el autobús continuaron viaje hasta su destino con los medios que la empresa puso a su disposición. Se confirmó, igualmente, que tanto el conductor como el vehículo tenían todos los permisos y documentación en regla.

La víctima no portaba ningún tipo de documentación en el momento en el que fue arrollado por el autocar, un extremo que complicó las tareas de identificación de los restos mortales. El cadáver fue trasladado a Oviedo, donde se practicaron las pertinentes pruebas forenses. Posteriormente, los servicios funerarios trasladaron el cuerpo sin vida hasta la localidad pontevedresa de Arcade, de donde era originaria la víctima. Independientemente de las causas de este atropello, son muchas las voces que denuncian la peligrosidad de este tramo de nacional, que apenas dispone de arcenes ni pasos de peatones, y por donde transcurre un tramo del Camino de Santiago que recorre la costa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook