25 de octubre de 2018
25.10.2018

Las empresas de turismo de Cudillero piden un funicular entre la villa y La Atalaya

Los hosteleros se quejan de la falta de aparcamiento y de la ineficacia de la limpieza

25.10.2018 | 01:08

Las empresas de turismo de Cudillero proponen que se construya un funicular entre el centro de la villa pixueta y La Atalaya para aliviar los problemas de aparcamiento durante los períodos de máxima afluencia de visitas.

Cudillero Empresas de Turismo Asociadas (CETA) considera que la explanada del muelle no es suficiente y asegura que las escasas plazas de estacionamiento para tan numerosas visitas condicionan el desarrollo turístico del concejo y las ganancias de las empresas del sector. "Un funicular desde La Atalaya es una solución plausible al problema del aparcamiento, ya que se podría aparcar arriba y, además, sería una ayuda y una solución a la movilidad de los vecinos más longevos que apenas pueden bajar al pueblo", detalla el colectivo en su último balance.

CETA también reclama cambiar el sistema de recogida de basura para evitar los malos olores y crear una ruta con transporte público para conectar los principales pueblos y playas del concejo, "como mínimo en temporada alta".

Otra de sus exigencias es hacer un cambio en la señalización actual de la Autovía del Cantábrico. En la salida de Muros del Nalón, "en vez de Piñera, debería poner Cudillero Este", explican.

Los empresarios piden más apoyo del Ayuntamiento de Cudillero para organizar actividades y más implicación para lograr mejoras en el anfiteatro. El colectivo hace pública, además, una encuesta hecha entre sus socios, en la cual se refleja que el 44% de las empresas consultadas (restaurantes, hoteles y casas rurales) generó más beneficios este verano que el verano pasado. De la encuesta también se desprende que el 26% de las empresas asociadas cree que los turistas no se van satisfechos de su estancia en Cudillero por la falta de limpieza, el abandono del anfiteatro, la casi ausencia de mantenimiento de lugares singulares como en anfiteatro, la mala conexión por carretera y en transporte público, los precios elevados y la falta de profesionalidad. Los dos últimos puntos los achacan a la marcada estacionalidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook