30 de octubre de 2018
30.10.2018

La visita

Güei, les más de les visites recibímosles a traviés de Facebook y otres redes sociales

30.10.2018 | 00:56
La visita

La pallabra visita préstame sobre manera.Tengo l'acordanza de cuando yera nena, lo que nos prestaba que llegaren visites a casa. Una gran ilusión esperar a dalguién pal filazón, esperar los que llegaben a ayudar a les sementeres o colleches, al esfoyón, a la mayada o pa facer el samartín. En sin escaecer les prestoses visites nes fiestes, cuando veníen familiares y amigos "de sopes". Estos díes permitíen disfrutar de poder contar, compartilo too, hasta la tristura o l'allegría y otros sentimientos. Pa los nenos, cuando dalguién venía a casa, yeren momentos especiales y mui esperaos.

Mui tienru yera'l momentu de dir lleva-y "la visita" a les muyeres cuando paríen. Daquella paríen en casa, y como la vida no campu yera tan dura, la parida tenía unos díes pa cuidase. Los familiares y vecinos lleváben-y la "visita" pa contribuir a que tuviera de too pa comer y dar lleche al nenín. Agora, colos partos nel hospital, perdióse esta costume y la "visita" son si acasu unes flores.

La "visita" yera más o menos abondante según fuera la rellación familiar. Los más allegaos llevaben una bona cestada de coses: mantega, vinu Sansón, chocolate, güevos, galletes, garbanzos, arroz, pan blanco y hasta una pita o dos. Les amistaes y familia más llonxana llevaben una "visita" con menos regalos. Eso sí, el chocolate, el vinu y el pan blanco pa facer les torrexes nun faltaba.

Otres visites que se me vienen a la memoria yeren les que s'ofrecíen y s'ofrecen a la Virxe y a los santos, sobre too a San Antonio. Cuando la xente se ve apurao, bien por dalguna enfermedá o por dalguna gafura que-yos ocurra na familia o al ganáu, ofrezse una "visita" a dalgún santu, al que siempre se-y lleva tamién dalgún presente, bien perres o una vela, o'l compromisu de dar una misa. En cada pueblu hai una santa o un santu al que se venera con más devoción, y son los que reciben les más de les visites.

Visitar a los enfermos tamién ye bona costume bien enraigonada ente nosotros. Una forma d'alendar a quien sufre y facéi compañía. Ye costume llevar dalgo pal enfermu, galletes, fruta o dalguna qu'otra llambionada.

La pallabra visita tien por veces otres connotaciones non tan prestoses. Aprópiome d'esti dichu popular: "Visita cada día, a la selmana hastía". Y eso quier dicir qu'hasta les visites más esperaes hai que saber dosificales. Too na so xusta midida.

Sicasí, güei lo que ta de moda ye visitar a traviés de les redes sociales, onde tenemos amigos y amigues virtuales a mamplén; cada poco contamos les visites que tenemos nos blogs o nes páxines web.

Pero toa esta llocura de les visites nes redes enxamás va suplir lo que tienen d'emotives les visites de siempre, muncho más cercanes y prestoses. Tristemente, el mundu ta enmudeciendo por momentos. Yá cuásique nun se fala na familia, y cuásique nun tenemos visites porque nos rellacionamos per Facebook, per Twiter o per Instagrán.

Dientro de poco hasta los santos van tener que crear un perfil en Facebook si quieren siguir recibiendo visites.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook