DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CARME RUBIÓ | Subdirectora general de Desarrollo Turístico Territorial de la Generalitat de Cataluña

"Los turoperadores ya piden lugares poco conocidos "

"Es verdad que el número de turistas en Cataluña ha bajado ligeramente por la situación política, pero el gasto ha crecido"

Carme Rubió.

Carme Rubió. D. Á.

Carme Rubió, subdirectora general de Desarrollo Turístico Territorial de la Generalitat de Cataluña, expuso en el tercer Congreso Nacional de Ecoturismo la experiencia catalana en el sector. Para muchos, Cataluña es un referente en ecoturismo y, para la Subdirectora General, una de las claves es haber contado con la primera Carta Europea de Turismo Sostenible en el parque de La Garrotxa y, otra, la apuesta por la colaboración público-privada.

-Cataluña se considera un referente en ecoturismo. ¿Cuál es su modelo?

-La base la tenemos en La Garrotxa, Delta del Ebro y la marca Costa Brava, que llevan años trabajando en ello. Lo que inició esto fue obtener la primera Carta Europea de Turismo Sostenible. Otra clave de éxito fue que La Garrotxa fue capaz de crear una mesa y una colaboración público-privada.

-¿La apuesta por el ecotursimo influyó en el desarrollo de estas zonas?

-Influyó muchísimo. Si bien es verdad que Girona, donde está La Garrotxa, es un territorio económicamente muy activo, el Delta del Ebro no era una zona de la que, en principio, se pudiese pensar lo mismo; en cambio, ha habido un grupo de empresarios que han sabido ver que esto podía ser un sistema económico que funciona. Además, han sabido poner límites, quieren promocionar y buscan la internacionalización pero también tienen claro hasta dónde, y han sido muy celosos de sus tradiciones y sus costumbres.

-Cataluña cuenta con un Plan de Fomento del Turismo de Naturaleza.

-Hubo un momento en el que la administración de Turismo y la Medio Ambiental tuvieron claro que esto era necesario, que ya estábamos lo suficientemente maduros para iniciarlo, y hubo una confianza mutua en la que se pensó que el turismo no sería un factor agresivo para el medio ambiente, al contrario, que lo necesitarían. El plan tiene 50 medidas y lo que ofrecemos es formación activa y trabajamos para que pequeñas empresas lleguen a crear un clúster para promocionar conjuntamente un producto.

-Cataluña es un destino turístico importante y algunas zonas sufren masificación. ¿Hay riesgo de saturación de los productos ecoturísticos?

-La experiencia es un grado y esto no se va a repetir. Los empresarios dirían que aún estamos lejos de este fenómeno, pero tenemos espacios que no están tan lejos. El plan identificó territorios aparte de los espacios protegidos o sitios tan conocidos como Montserrat para no caer en la aglomeración y dar una experiencia que al final no sea satisfactoria para un cliente que suele tener un nivel de exigencia alto. El gancho promocional son los lugares representativos, pero los turoperadores ya están pidiendo otras cosas, lugares poco conocidos.

-¿Qué repercusión tiene la situación política en el turismo y ecoturismo?

-En ecoturismo, por los porcentajes que tenemos, no afecta. En turismo es verdad que el número de turistas ha bajado ligeramente en lo que va de año, pero también es verdad que el 2017 fue un súper año. En 2018 hubo una caída de un 3 o un 4 por ciento, hay marcas turísticas dentro de la marca Cataluña que no lo han notado y otras que lo han notado más. Pero, como positivo, todos los indicadores de gasto han aumentado. No hay una gran afectación.

Compartir el artículo

stats