17 de noviembre de 2018
17.11.2018

Navia rechaza pedir responsabilidades al proyectista del Fantasio como reclama IU

El Alcalde alega que la cláusula de reclamación del contrato había expirado y que los técnicos no ven garantías de poder ganar si se va a juicio

17.11.2018 | 00:37
Trabajos en el interior del cine Fantasio de Navia.

Las deficiencias presentes en el proyecto inicial del cine Fantasio de Navia, centradas sobre todo en el sistema de insonorización, obligaron a paralizar los trabajos, revisar el documento y volver a contratar la obra. Este contratiempo se dio en diciembre de 2016, y unos meses después, en marzo de 2017, el Pleno aprobó solicitar a los técnicos municipales un informe para determinar su se debían pedir responsabilidades al redactor del proyecto. Izquierda Unida recuerda ahora al gobierno este compromiso, en una moción que se debatirá el lunes en sesión plenaria.

El Alcalde adelanta que se descarta cualquier tipo de acción en este sentido por parte del gobierno local, siguiendo las recomendaciones de los asesores jurídicos. "Ni se reclamó en su momento ni se va a hacer ahora", asegura García Palacios.

El grupo de Izquierda Unida argumenta, en su petición, que los problemas con el proyecto obligaron a rescindir el contrato con la empresa adjudicataria, "a la que fue necesario compensar económicamente". Además, señalan que la obra "sufrió un retraso de muchos meses", ya que se hizo necesaria la redacción de un segundo proyecto. "A fecha de hoy, IU Navia no tiene constancia de que dicho informe haya sido redactado. En el expediente de la obra no figura nada al respecto. El Ayuntamiento no puede pasar por alto los perjuicios económicos y de tiempo que ha supuesto el primer proyecto de rehabilitación del Fantasio; es necesario pedir responsabilidades a quien no hizo su trabajo con la debida diligencia", aseguran.

El alcalde de Navia, Ignacio García Palacios, explica por qué se ha tomado la determinación de no reclamar esos perjuicios al autor del proyecto. "En su momento, se produjo una discusión de orden técnico, con alegaciones e informes sobre esas alegaciones, entre el autor del proyecto y la dirección de obra. Había cierta discrepancia, por lo que, en un supuesto juicio, el Ayuntamiento no tendría garantizado exigir esas responsabilidades", dice el Alcalde.

Además, desvela que en el contrato firmado con el proyectista se incluía una cláusula de responsabilidades y un aval, pero por un plazo de un año de duración. Un plazo que ya había expirado cuando se paró la obra. "No podríamos exigir esa responsabilidad, porque había concluido el plazo para ello", afirma el regidor, que dará más detalles este próximo lunes, cuando la moción se debata en sesión plenaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído