24 de noviembre de 2018
24.11.2018

Luarca huele la ciencia

Alumnos de Valdés participan en un taller para conocer todas las posibilidades de un sentido "olvidado": el olfato

24.11.2018 | 01:10

El olfato es un sentido "subestimado", según la investigadora Laura López, del Instituto Cajal de Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). López habló ayer en la Casa de Cultura de Luarca de cerebro y olfato a un grupo alumnos del concejo gracias a un taller del proyecto "Ciudad ciencia", que pretende llevar información científica a localidades de España de menos de 20.000 habitantes.

Los alumnos de cuarto de Educación Secundaria del Instituto Carmen y Severo Ochoa luarqués constataron con un sencillo experimento que el 80 por ciento de lo que saboreamos es olfato "y no gusto". Basta taparse la nariz y degustar una mezcla de canela y azúcar para comprobarlo. "Si tienes la nariz tapada, percibes solo el azúcar; cuando dejas libre la nariz, te llega la esencia de la canela", detalló López.

Pese a ser, hoy por hoy, un sentido poco reconocido por el gran público, las cosas están cambiando. Dijo Laura López que el olfato aporta información importante para la medicina. Como ejemplo, la falta de olfato ya es un detector precoz de enfermedades neurodegenerativas. Este sentido también se hace un hueco en marketing: "En tiendas de algunas marcas ya se reconoce dónde estás solo por el olor".

La huella olfativa se puede utilizar, además, en el escenario de un crimen: "A través de sensores electrónicos se pueden detectar olores y, por ejemplo, la presencia de una persona concreta, por ejemplo, en un lugar donde pasó algo".

"Hay muchas cosas que desconoce la sociedad sobre este sentido tan importante que está muy conectado con la parte emocional de cerebro", destacó la investigadora. Así, "cada vez que respiramos, olemos, y los olores evocan sentimientos, sensaciones; es el sentido más emocional y, por cierto, el más químico". Sin el olfato, tal y como se dijo ayer en Luarca, los alimentos no se saborean y no se siente, por ejemplo, la emoción que provoca el olor a mar". La sesión también sirvió para hacer hincapié en la importancia de no abusar de los descongestionantes nasales.

El taller cerró la Semana de la Ciencia de Valdés, unas jornadas sobre divulgación científica con las que el Ayuntamiento homenajea desde hace 16 años al premio Nobel de Medicina de Luarca Severo Ochoa (1905-1993).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído