Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El castaño de fruto es "una opción rentable", aseguran los especialistas

El Serida, que realizó una plantación en Vegadeo, defiende la necesidad de recuperar el castañar tradicional, en estado de abandono

Un operario, ayer, durante la plantación en Sela da Loura.

Un operario, ayer, durante la plantación en Sela da Loura. T. CASCUDO

El Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario del Principado de Asturias (Serida) explicó ayer en Vegadeo su proyecto "Castacelta", una iniciativa que busca divulgar la viabilidad de la gestión sostenible del castañar con razas porcinas autóctonas del tronco celta (razas celta y gochu asturcelta). La investigadora responsable de esta iniciativa, Marta Ciordia, tiene claro que el castaño de fruto está infravalorado en Asturias y defiende su explotación como un complemento a la renta familiar: "El castaño de fruto es una opción rentable".

Explica que, según los datos que manejan en la comunidad gallega, un castañar tradicional puede generar un rendimiento de 6.000 euros por hectárea, cifras que se podrían elevar con una gestión moderna de la plantación. Asturias es la región de España con más hectáreas dedicadas al castaño (en 80.000 hectáreas es la especie principal y está presente en 140.000 hectáreas más junto a otras frondosas); sin embargo, su explotación se ha orientado a la madera. De hecho, precisa, no hay censo de explotaciones dedicadas al fruto.

Esta situación ha provocado que se pierdan las variedades orientadas al fruto y que constituyen, a juicio de la investigadora, un patrimonio. En este sentido, Ciordia constata que "quedan muy pocas zonas" de castañar tradicional en el Principado, y es especialmente escaso en la comarca occidental. Añade además que las que han podido localizar están en estado de abandono. Confía que proyectos como el que está a punto de concluir (tenía una vigencia de un año y se desarrolló en Asturias y Galicia) puedan revertir esta situación y, de hecho, están notando "un interés creciente".

Entre los objetivos del proyecto "Castacelta" también está recuperar la salud del castañar, mitigar su declive e incrementar su potencial productivo. En este sentido, el Serida realizó ayer una plantación en una finca de la localidad de Sela da Loura gracias a la colaboración de su propietario, José Domingo Lastra. Se plantaron veinte castaños de las variedades "de parede" y "valduna", la estrella regional.

Explica Ciordia que el castaño "funciona perfectamente bien" en la zona y podría ser una alternativa a otros cultivos. Los ejemplares que se plantaron ayer "podrían empezar a dar fruto en dos o tres años, aunque la plena productividad no será antes de los ocho años".

Compartir el artículo

stats