06 de enero de 2019
06.01.2019

Os Reises, la alegría y la pena de Ibias

"Volveremos hasta que no haya gente en los pueblos", dicen en la mascarada, que este año se estrenó con el acordeón

06.01.2019 | 01:20

Con mucho frío, pero también con muchas ganas de fiesta. Así empezaron ayer a las nueve de la mañana su desfile por Ibias Os Reises de la parroquia de Tormaleo. Dicen los personajes, 13, que volverán a los pueblos A Lamela, Luiña, El Poblao, Villares d'Abaxo, Villares d'Arriba, Buso, Tormaleo y Funduvila "hasta que no haya gente".

La escena se repite cada enero desde hace 12 años. En ese tiempo, la conocida mascarada sólo se interrumpió en una ocasión. Los protagonistas se disfrazan de los que creen personajes tradicionales de los pueblos y "llevan la alegría" a cada aldea habitada.

Interpretan una pequeña obra teatral, hacer trastadas, piden el aguinaldo y amenizan la jornada con música.

Este año, además, hubo una novedad: a la gaita se sumó el acordeón, "con mucho arraigo en la zona y muy bienvenido", señaló la presidenta de la Asociación Cultural "Tío Vitán", Noelia Queipo. En los pueblos "nos reciben siempre con alegría". En algunos es el único día de fiesta del año. Por eso los vecinos esperan a los personajes y les tienen preparadas viandas: algo de beber y algo de comer. En la zona, no faltan las risas de los vecinos más mayores, esos que antaño vivían una fiesta mucho más animada porque había más gente en el pueblo. "Nos da pena ver esta zona de Ibias tan deshabitada, pero también sentimos alegría porque hacemos que la gente se sienta especial por un día", dice.

Los personajes van casa por casa y alargan la jornada festiva hasta la noche. Pican en cada puerta y en cada una interpretan un papel, hacen una pequeña obra teatral, o permiten que suenen los sonidos de la gaita y el acordeón. Unos personajes son malos y otros buenos, pero lo que tratan de ser todos es "simpáticos".

Con el paso de los años la asociación organizadora se ha dado cuenta de una realidad: "Nos esperan". Ayer, un momento especial lo protagonizó una vecina que tras ver cómo el personaje "Folecón" le tiró el material de la carretilla, se lanzó a por él: "El humor no puede faltar", dicen en la parroquia de Tormaleo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído