Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los jóvenes ganan en Coaña

"Se está reactivando la lectura en la franja de 12 a 18 años", destaca la responsable de la biblioteca local, que estrena sala juvenil tras su reforma

Sobre estas líneas, el aparejador municipal Juan José Pérez y Ana Méndez, en el renovado vestíbulo de entrada, junto a la oficina de trabajo de la biblioteca. A la derecha, Aitana Pérez, en la puerta de acceso a las nuevas instalaciones del telecentro.

Sobre estas líneas, el aparejador municipal Juan José Pérez y Ana Méndez, en el renovado vestíbulo de entrada, junto a la oficina de trabajo de la biblioteca. A la derecha, Aitana Pérez, en la puerta de acceso a las nuevas instalaciones del telecentro. TANIA CASCUDO

El lector juvenil tendrá su espacio propio en la biblioteca municipal "Gonzalo Anes", de Coaña. La obra de remodelación que ha mantenido cerrado el equipamiento en los últimos cuatro meses no solo ha dado un importante lavado de cara al interior del inmueble, sino que ha permitido ganar nuevos espacios, entre ellos un coqueto altillo que permitirá a los adolescentes, cada vez más asiduos al centro, tener un lugar diferenciado para sus libros.

"Se está reactivando la lectura en esa franja de edad, de entre 12 y 18 años. Es verdad que leen lo más comercial, pero lo importante es que regresan, ya que durante mucho tiempo desaparecieron de la biblioteca", precisa la bibliotecaria Ana Méndez. Consciente de que resultaba "un poco ridículo" mantener este fondo en la sala infantil, decidieron apostar por un espacio intermedio, previo al paso a la sala de adultos. A esta acogedora salita, aún pendiente de colocar y que estará operativa próximamente, se accede desde la sala infantil por una escalera curva de nueva creación. "Estamos mirando ya las estanterías", apunta la responsable.

En general, la reforma del centro está recibiendo muy buenas críticas por parte de los primeros usuarios: "A la gente le está gustando, tenían muchas ganas de que abriera. El martes, en la primera tarde en funcionamiento, atendí a más de veinte personas en dos horas y media. Estaban intrigados por ver el resultado", dice Méndez.

La bibliotecaria coañesa explica que han sido muchas las horas de trabajo invertidas en los últimos días para cuadrar todo el rompecabezas, no en vano el equipamiento cuenta en la actualidad con 10.000 volúmenes. "No es solo colocar el fondo, sino cuadrar los rincones y que todo tenga una línea visual", añade. En la sala infantil los cambios son notables, empezando por el color de las paredes o las estanterías con ruedas que permiten reconvertir el espacio en salón de actos para el más de medio centenar de actividades que promueve cada año. "Había momentos en que nos veíamos hasta agobiadas porque teníamos tanto mobiliario que era muy complicado organizarlo para cada actividad", añade. Y es que ya solo las sesiones de "La Pequeteca", la iniciativa estrella del centro para fomentar la lectura, llegan a reunir a una treintena de niños en esta sala.

El aparejador municipal Juan José Pérez explica que la obra, en la que se invirtieron algo más de 100.000 euros, surgió por un problema de seguridad existente en una escalera ubicada junto al telecentro, el otro espacio afectado por la remodelación y que también presenta renovada imagen. "La estructura del telecentro es completamente nueva porque la anterior era antigua, de madera, y ya no soportaba más", apunta Pérez. Además de actuar en el telecentro se mejoró el almacén de depósito de la biblioteca, ubicado en la planta superior. Ahora dispone de un espacio más diáfano y de una entrada independiente desde el exterior del edificio. En total, calcula el aparejador, la obra ha afectado a unos 150 metros cuadrados de superficie. Además de cambiar el mobiliario, se ha renovado la instalación eléctrica e informática.

Tanto la responsable del telecentro, Aitana Pérez, como la de la biblioteca, coinciden en destacar como cualidades principales de la reforma la mayor operatividad de las instalaciones y la confortabilidad de los espacios. En concreto, la biblioteca dispone ahora de un puesto de control y un despacho asociado mucho más amplio y cómodo para el trabajo interno. Además, el hall es accesible y más adecuado para todas las edades. "Antes era tan alto que no veías a los niños, solo una manita asomando", bromea Méndez.

La "Gonzalo Anes" tiene una relación muy especial con el público infantil, al que dedica no solo "La Pequeteca", sino también el proyecto "Un puente literario", que conecta la escuela infantil La Estela con el centro. Además, ofrece visitas especiales a los colegios de la comarca. Ya solo en el primer trimestre del año hay siete concertadas.

El centro cuenta con más de 1.200 socios, 300 de ellos activos, y recibe unas 7.000 visitas al año, más de 2.000 ligadas a la actividad socioeducativa, herramienta fundamental para ganar y consolidar lectores.

Compartir el artículo

stats