15 de enero de 2019
15.01.2019

Degaña busca en el aprovechamiento de biomasa una alternativa para reindustrializarse

Los ediles impulsores de la central termoeléctrica calculan que podría dar trabajo directo a 180 personas y suministrar luz a 5.000 hogares

15.01.2019 | 01:10
José Antonio Álvarez, Rubén Baizán y Saúl Fernández, en el terreno donde proponen la central de biomasa.

El concejo de Degaña, vinculado económicamente de forma principal a la minería del carbón, se resiste a morir con el cierre del sector. Sus habitantes aún esperan que la extracción de antracita pueda tener un futuro en el municipio, y mientras tanto aguardan otras opciones. Entre ellas se encuentra la iniciativa del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), con dos concejales en el Ayuntamiento de Degaña, de reindustrializar el concejo con la implantación de una central termoeléctrica de biomasa forestal en Cerredo.

Según los datos que barajan los ediles, la industria generaría unos 30 puestos de trabajo vinculados a la propia planta y unos 150 directamente relacionados con las necesidades de la misma, en cuanto a obtención de materia prima y transporte. Además, la central que plantean tendría una capacidad de producción de 25 megavatios, lo que calculan que serviría para alimentar con energía eléctrica a unos 5.000 hogares.

"El objetivo es desarrollar las fuerzas productivas de la zona, como es el sector forestal, y a la vez conseguir frenar el riesgo de incendios", explica el edil Saúl Fernández, que señala que la limpieza de los bosques serviría como combustible para la central, así como las plantaciones de pinos, extendidas por el Suroccidente. Incluso apunta a la posibilidad de aumentar plantaciones en el municipio degañés, en concreto a la zona de explotación minera a cielo abierto de Cerredo.

"Es una industria de bajo impacto, con capacidad de no hacer daño y sostenible; además, sus emisiones son neutras", explica Fernández. El también concejal del PCPE José Antonio Álvarez insiste en que el proyecto "es totalmente compatible con el parque natural, hablamos de aprovechar lo que salga de la limpieza de los bosques, que servirá también para prevenir incendios".

En su anteproyecto, incluyen hasta el terreno donde podría situarse la central. Se trata de una antigua instalación minera situada en una parcela a la entrada del pueblo conocida con el nombre de "La Pación". Un suelo que ya está calificado como industrial y que desde hace años está en desuso. "Cumple los requisitos, y además tiene suministro de agua de los sobrantes de la mina que se puede utilizar para refrigerar", explica José Antonio Álvarez.

El presupuesto que estiman para llevar a cabo la iniciativa es de unos 50 millones de euros y su intención es que sea de titularidad pública, donde ven como posibilidad que la empresa pública Hunosa pudiera hacerse cargo del proyecto. Por ahora, han conseguido que el anteproyecto haya sido aprobado por unanimidad en el pleno del ayuntamiento, a principios de 2018; se lo han podido entregar en mano al consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, en una visita al concejo en el mes de junio, aunque no han recibido respuesta, y en la actualidad están a la espera de mantener reuniones con entidades como la Fundación Asturiana de la Energía (FAEN), el Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (IDEPA) y Hunosa.

Para el PCPE este proyecto de reindustrialización debe complementar la continuidad de la minería del carbón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído