26 de enero de 2019
26.01.2019

El asesinato de Sheila Barrero, "como si hubiera sido ayer" quince años después

La familia se muestra prudente ante las noticias sobre la reactivación del caso y afirma con contundencia que "hay un asesino suelto"

26.01.2019 | 00:42
Julia Fernández, Elías Barrero (hijo) y Elías Barrero (padre) en el salón de plenos, en el acto del año pasado.

Quince años se cumplieron ayer del asesinato de la joven degañesa Sheila Barrero, en el alto de La Collada, en la carretera que une Degaña con la provincia de León. Pero, para la familia, es como si hubiera sido ayer. Aseguran recordar cada momento de ese fatídico día en el que la joven, de 22 años, apareció en su coche asesinada de un tiro en la cabeza.

"Lo estamos pasando muy mal, ves pasar el tiempo, 15 años ya, y para nosotros es como si hubiera sido ayer, es muy triste vivirlo porque no tienes vida", reconoce la madre de Sheila Barrero, Julia Fernández, quien recalca la tristeza que embarga a la familia, más aún cuando llega el 25 de enero, día del aniversario.

A la única esperanza a la que se aferran desde entonces es a que llegue el esclarecimiento del crimen, puesto que 15 años después del asesinato de Sheila Barrero nadie ha pagado por él. Hace unos meses se anunciaba el impulso de las investigaciones sobre el caso y su reapertura judicial. Julia Fernández asegura que la familia no tiene datos sobre los procedimientos que se pueden estar llevando a cabo con respecto a la investigación del asesinato de su hija y añade que ahora les toca ser prudentes a la espera de lo que pueda pasar. No obstante, la familia siempre ha tenido un sospechoso y siguen pensando en él como el culpable de que Sheila no haya llegado a cumplir los 37 años que tendría ahora. "Nosotros tenemos claro quién es el culpable desde que llegaron las pruebas y la detención", insiste la madre de Sheila Barrero, en referencia al único detenido e investigado del caso, el joven leonés B. V. G., quien había sido pareja de la víctima. Sin embargo, tanto el juez como el ministerio público consideraron en su momento que las pruebas que lo incriminaban eran circunstanciales e insuficientes para sostener una acusación de asesinato.

En este sentido, Julia Fernández recuerda que lo que sí es evidente en este suceso es que "hay un asesino suelto que debería ser condenado y pagar por lo que hizo". Asimismo, la madre de Sheila Barrero insiste en la necesidad de encontrar al asesino para "evitar que lo que le pasó a Sheila pueda volver a repetirse; hoy en día estamos viendo casos de asesinos reincidentes".

Que se consiga encontrar al culpable es el único consuelo que le queda a la familia, aunque Julia Fernández va más allá y afirma que necesita que se haga justicia: "así, por lo menos, Sheila podrá descansar".

La mañana en la que fue asesinada, Sheila Barrero volvía de trabajar de un pub de Villablino (León), un trabajo que le ayuda a completar los ingresos de su empleo semanal en una agencia de viajes en Gijón. Según la investigación, un coche la adelantó y la obligó a detenerse en plena carretera. El homicida se montó en el asiento de atrás del coche de la joven y le disparó. Luego, movió el automóvil hacia un aparcamiento del área recreativa, donde a mediodía la encontró su hermano.

El próximo lunes 28 de enero, a las 11.00 horas, el Ayuntamiento de Degaña celebrará un pleno extraordinario para dar su apoyo a la familia y demandar el esclarecimiento del asesinato de Sheila Barrero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook