28 de enero de 2019
28.01.2019

Cudillero muestra la sidra a Alemania

Alumnos y profesores del Instituto Selgas enseñan a familias alemanas, suecas y portuguesas el patrimonio del concejo y de Asturias

28.01.2019 | 01:17
Los alumnos y profesores que participaron en el intercambio, en la plaza de la Marina de Cudillero.

Merche Hernández, profesora de inglés del Instituto Selgas de Cudillero, está convencida de que participar en programas de intercambio europeos "abre las mentes" de los alumnos. Esta semana pudo comprobarlo. La docente se encarga del programa europeo "Erasmus+KA2 Share" en el centro cudillerense, y por ello dirigió la visita que 17 escolares y 6 profesores de Portugal, Alemania y Suecia realizaron al concejo cudillerense. "Es increíble vivir la experiencia; los alumnos se muestran al principio tímidos, pero al final hay entre ellos conexión especial; en las despedidas lloran", indica.

Este año, el Instituto Selgas participa en un ambicioso proyecto que vincula educación y patrimonio. Los alumnos cudillerenses mostraron a los visitantes la capital de Cudillero, el centro histórico de Avilés y los monumentos prerrománicos de Oviedo. Y entre tanto patrimonio material, también tuvo su momento estelar la sidra. "Es un producto típico de aquí y les enseñamos, por ejemplo, cómo se escancia: les sorprende", resume Hernández. Los alumnos de los tres países se mostraron "encantados" con los rincones de Asturias y también con todo su potencial gastronómico. "Se trata de que los de aquí valoren lo que tienen y lo muestren; y los de allí, sepan lo que tenemos y también lo valoren", indica la docente.

La visita permite mantener vivo un proyecto que tendrá segunda parte. Dieciocho alumnos de Cudillero visitarán el resto de países implicados en la propuesta educativa, y dos alumnos harán un intercambio de dos meses. "Al final, tienen más destrezas cívicas y sociales y, de alguna manera, conocen cómo es otro cultura y por qué son ricas las diferencias", detalla la profesora.

Tras hacer el trabajo de campo, se elaborará un dossier con sentido práctico para la comunidad. En el caso de Cudillero, los alumnos detectarán qué necesidades tiene el patrimonio local y regional y propondrán soluciones para, en su caso, evitar el deterioro o el olvido. "Queremos sensibilizar, dar importancia a lo nuestro y conocer sus fortalezas y debilidades", concluye Merche Hernández.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook