02 de febrero de 2019
02.02.2019

San Miguel regresa a su casa de La Caridad

La "armonía" de la escultura sugiere que fue elaborada por un taller de artistas y el restaurador anima a investigar su autoría

02.02.2019 | 00:09
El restaurador Álex Santirso y el párroco franquino Francisco Javier Fernández junto a la imagen.

Sostiene el restaurador Álex Santirso que la talla del Arcángel San Miguel, de la iglesia de La Caridad, sobresale por su armonía y equilibrio, lo que sugeriría que no procede de un artesano local, sino más bien "de un taller de artistas". El reto está ahora en descubrir quién y cuándo elaboró la pieza, que acaba de ser sometida a un cuidado trabajo de restauración y conservación. "Aquí se abre un camino para investigar, que nos va a dar mucha información", añade el experto.

El párroco franquino, Francisco Javier Fernández, recoge el guante y explica que la parroquia está trabajando ya en dicha investigación. No será tarea fácil, ya que la iglesia de San Miguel no conserva sus libros de fábrica, donde debería figurar esta información. "Sería muy interesante tener más datos, no sólo por esta escultura, sino por lo que supondría para el pueblo al recuperar datos históricos importantes", explica.

La talla del Arcángel San Miguel regresó ayer a la iglesia de La Caridad tras su primer viaje fuera de suelo franquino en sus al menos tres siglos de historia. Podrían ser más, ya que el restaurador tiene dudas sobre si la factura data del siglo XVIII como se creía hasta ahora o podría ser previa, del siglo XVII.

"El cambio es increíble", señaló Eduardo Alonso, uno de los primeros vecinos en ver la pieza recién restaurada. "Hemos hecho una intervención bastante extensa y muy rigurosa", apunta Santirso, quien trabajó en la talla junto a su compañera Belén Montes. Se encontraron con "problemáticas bastante serias y todo tipo de patologías, sobre todo repintes e intervenciones no adecuadas". Sin embargo, tras dos meses de trabajo "a base de bisturí", fue posible recuperar la belleza de su policromía original y constatar que, pese a todo, "se ha conservado muy bien".

El Arcángel franquino está elaborado en madera de nogal sobre la que se usó pintura policromada y oro fino. "Nos sorprendió descubrir la buena calidad de las policromías y del oro fino", añade Santirso. Explica que para mantener su aspecto actual y conservar en correcto estado la talla es necesario que esté bien aireada, en ambientes no húmedos o con condensación y también huir de luces muy potentes y, sobre todo, evitar productos químicos para su limpieza. Basta, precisa el experto, con el uso de un plumero y, ante la duda, preguntar siempre a un profesional.

Santirso aprovechó la ocasión para reivindicar el trabajo de los restauradores de cara a mantener el rico legado artístico. "Tenemos mucho patrimonio y aquí en el norte está muy abandonado; estamos a la cola", añadió. En este sentido, el párroco manifestó su intención de seguir recuperando piezas del concejo: "Hago esto para animar a la gente a que perciba todo lo bueno que tenemos y para que se animen a ir recuperándolo". La pieza recién restaurada fue presentada ayer al vecindario en un acto público celebrado en el auditorio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído