28 de marzo de 2019
28.03.2019

Un yacimiento romano y otro medieval de Allande entran en el inventario patrimonial

El campamento de la Resiel.la y la fortificación de El Picu las Val.leras tendrán seguimiento arqueológico ante posibles obras en sus zonas

28.03.2019 | 00:58

Dos nuevos enclaves del concejo de Allande pasarán a formar parte del Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias por esconder en sus entrañas sendos yacimientos arqueológicos de épocas romana y medieval. Otra vez entra dentro del inventario un campamento romano, en este caso el de la Resiel.la, que se localiza en el límite entre los concejos de Allande y Tineo, además de una estructura fortificada medieval conocida por El Picu las Val.leras, situado entre los pueblos allandeses de Forniellas, Iboyo y Comba.

El campamento romano de la Resiel.la, situado próximo al pueblo de Villavaser, fue descubierto en 2015 por el historiador allandés Andrés Menéndez, miembro del grupo de trabajo "Romanarmy.eu", dentro de sus trabajos de investigación centrados en la evolución del poblamiento rural y de la arqueología de la conquista romana, con los que también había dado con el campamento de El Chao de Berducedo, incorporado recientemente en el inventario patrimonial de la región.

La Resiel.la está catalogado como un campamento militar romano de carácter temporal del que a nuestros días llegan los restos de la defensa perimetral, la única parte visible. Como es habitual, estos restos se encuentran en mal estado de conservación por el paso del tiempo y la actividad humana en la zona. Según se recoge en la descripción que aporta el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA), la roturación para abrir pastizales y la reforestación de pinos de los últimos años supusieron un "grave desgaste de las estructuras conservadas", siendo aún reconocibles varios tramos de talud con desniveles superiores a los 50 centímetros.

En el caso del yacimiento de El Picu las Val.leras, se identifica con una estructura fortificada de época medieval a pesar de que se reconoce "la pobreza de los restos y la dificultad de interpretarlos" en la memoria descriptiva recogida en el BOPA. También se recoge la existencia de una tradición oral en los pueblos cercanos a los restos que hablan de un pueblo romano o un castro. A simple vista, lo que se puede observar en la zona es un talud defensivo, que sin embargo no permite descifrar qué tipo de construcción había originalmente en el lugar.

Al entrar en el inventario, ambos yacimientos tendrán un seguimiento arqueológico ante cualquier obra que se quiera realizar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook