10 de abril de 2019
10.04.2019

El Nazareno, fulgor entre chaparrones

La primera procesión de la comarca se celebra con centenares de personas y entre dos aguaceros: "Nos respeta el cielo", dicen los fieles

10.04.2019 | 00:54
El Nazareno de Luarca, ayer, a su paso por la carretera del faro.

"¡Uno, dos, tres!". Es lo que se oye cuando el Nazareno de Luarca sale de la capilla de La Atalaya. Los 16 costaleros suben la pesada talla y, con esmero, colocan sobre sus hombros la impresionante y venerada imagen religiosa. No volverán a descansar, salvo por breve tiempo y gracias a los báculos, hasta llegar a la iglesia de Luarca, donde el Nazareno descansará hasta el próximo Jueves Santo.

Manuel Alba siempre acude a la procesión que se celebró ayer en Luarca. Es la primera de la comarca occidental y traslada al Nazareno de la capilla a la iglesia parroquial. Este vecino de El Chano de Valdés asegura que "sin desprestigiar el resto de procesiones, esta es la mejor". Y lo es por tres motivos: "Porque es la primera, porque es la más familiar y porque es un símbolo para Valdés", explica. Muchos fieles opinan lo mismo y, por ello y pese a la amenaza de lluvia, salen "sí o sí" a recibir la imagen.

Ayer, la Real Hermandad del Buen Jesús Nazareno de Luarca se pensó "mucho" si celebrar o no la procesión que inaugura el tiempo de Novena y anuncia la proximidad de la Semana Santa. Antes de las siete de la tarde cayó un chaparrón. A la siete menos diez, el cielo amenazaba lluvia, pero hubo tregua, y también procesión. La cruces salieron poco antes de la hora prevista seguidas de las imágenes de La Verónica, San Juan y La Dolorosa. Al final, se dejó ver la talla del Nazareno, la más esperada. "No hay otra igual; no va a llover porque nos respeta el cielo", dijo entonces, emocionada, una vecina de Luarca.

Almudena Cueva es de Villanueva de Trevías y ayer presentó la talla del Nazareno a su bebé de 11 meses, Edurne Suárez. "No nos perdemos la procesión porque mi marido es costalero", aclaró. En total, se necesitan 48 personas para llevar a las imágenes. Como novedad, este año fueron 12, y no ocho, los hombres que trasladaron a San Juan. Y es que hubo cambio de tronos: el que hasta el año pasado cargó a La Dolorosa (ahora con soporte nuevo) llevó a San Juan, y el de San Juan, a La Verónica, lo que hizo que se necesitaran más "tiradores". En la procesión se pudo ver con túnica morada poca presencia femenina: las niñas llevaron los báculos con el estandarte de La Dolorosa.

El camino hasta la iglesia transcurrió sin incidentes y con centenares de personas. El recorrido se hizo en una hora. En Luarca repicaban las campanas para anunciar al Nazareno. Poco después de la conclusión, cayó otro chaparrón. La próxima cita religiosa en Luarca será el Domingo de Ramos. A las 12 horas habrá Bendición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído