Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva unidad de suelo pélvico de Jarrio dará prioridad a las parturientas

La incontinencia urinaria tras el parto es la patología que priorizará el equipo del hospital: "No es grave, pero afecta a la calidad de vida"

Ángel López, Nuria López, Elena Lisalde y María Ramos, en la nueva consulta de Jarrio. TANIA CASCUDO

El Hospital de Jarrio acaba de crear una Unidad de rehabilitación del suelo pélvico, un servicio con el que solo cuentan otras dos áreas sanitarias asturianas (Gijón y Avilés), tras el cierre de la que operaba en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). La unidad, integrada por una médica rehabilitadora y dos fisioterapeutas, atenderá inicialmente a mujeres jóvenes que acaben de dar a luz, pero el objetivo es crecer progresivamente para dar cabida a todo tipo de patologías, tanto en hombres como en mujeres.

La creación de esta unidad es una vieja pretensión del servicio de Ginecología, que cobró impulso cuando Ángel López se convirtió en jefe de sección y la incluyó en su propuesta de mejora. Recibió el apoyo de la dirección del Área Sanitaria I y una muy buena acogida en el servicio de Rehabilitación, como brazo ejecutor de la unidad. De hecho, la directora de Atención Sanitaria y Salud Pública de Jarrio, Bárbara González, precisa que se implanta tras un año de trámites y gracias a la implicación de los profesionales.

"La patología del suelo pélvico se lleva tratando desde hace años, tanto desde Ginecología como desde Urología, pero se daba la paradoja de que se trataban los casos quirúrgicos, no aquellos que sabemos que pueden mejorar con un tratamiento más conservador", expone López. Por eso es por lo que, desde Ginecología, decidieron prestar atención a esas mujeres jóvenes que tras el parto, ya sea por tratarse de un parto instrumental, por su excesiva duración o por dar a luz a bebés de gran tamaño, registraban daños en el suelo pélvico que se pueden solucionar con rehabilitación. Estas mujeres, que suelen padecer problemas de incontinencia urinaria de esfuerzo, serán las de atención prioritaria en la primera fase de implantación de la unidad.

Los especialistas en ginecología y las matronas serán los encargados de filtrar y derivar los casos a la nueva unidad, donde serán valorados por la médica rehabilitadora Elena Lisalde. Tras determinar el diagnóstico y el tratamiento más adecuado, tocará el turno de las fisioterapeutas María Ramos y Nuria López, que acaban de recibir en Eibar una formación específica intensiva en suelo pélvico.

La unidad ha sido dotada con un aparato de electroestimulación y biofeedback que será clave en el trabajo con la paciente. No obstante, las profesionales insisten en que lo fundamental es la implicación de la mujer, pues deberá tomar nota de las pautas y realizar en casa los ejercicios necesarios para mejorar. "El aparato ayuda a hacer los ejercicios, pero es fundamental que el paciente se implique y lo haga en el domicilio. Nosotros enseñamos, pero esto es una carrera de maratón", precisa Ramos. Tanto ella como su compañera consideran que aún no hay mucha conciencia del suelo pélvico y se desconoce que se puede trabajar para fortalecer esa musculatura.

"Durante muchos años la mujer consideraba normal que se le escapara el pis después del parto y hay que decir que no es normal", incide Nuria López. En este sentido, Lisalde señala que "aunque no es un problema grave, afecta mucho a la calidad de vida del paciente". De ahí que las jóvenes hayan ido perdiendo el miedo a hablar y busquen ayuda con más frecuencia para resolver estas dolencias.

Las patologías ligadas al suelo pélvico son, precisa Ángel López, más frecuentes en la mujer, pero también existen en los hombres (ligadas fundamentalmente a problemas de próstata), aunque estén "más ocultas". En este sentido, los profesionales indican que aunque se ha ido reduciendo con el paso del tiempo, existe un factor ligado a la vergüenza que hace que no se hable de estos problemas. Dada la frecuencia en hombres, el servicio de Urología ha mostrado su interés en la nueva unidad, por lo que en el futuro también podrán ser atendidos por el equipo recién creado. "De momento no tenemos una experiencia importante así que preferimos homogeneizar los casos en el inicio. Pero la idea es progresar y crecer", añaden.

La unidad se ubica dentro del área de Rehabilitación del Hospital de Jarrio, junto al gimnasio, y ya ha recibido a las primeras pacientes. En la sanidad pública asturiana también está dando sus primeros pasos la unidad creada en el Hospital de Cabueñes y puesta en marcha casi a la vez que en el centro hospitalario coañés.

Compartir el artículo

stats