Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Foro Comunicación y Escuela

El secreto de una buena boca, en Vegadeo

Cepillo seco, poca pasta y no enjuagar después, claves de un correcto cepillado según los odontólogos Manuel y María Belén Sánchez-Ocaña

El secreto de una buena boca, en Vegadeo

"Cepillo seco, poca pasta y no enjuagar a continuación" son las reglas de oro para una correcta limpieza de dientes, una práctica en la que es fundamental "la tenacidad, la suavidad y la eficacia". Son palabras de los odontólogos asturianos Manuel y María Belén Sánchez-Ocaña, que ayer impartieron en el Instituto Elisa y Luis Villamil de Vegadeo una interesante ponencia sobre la importancia de la salud bucodental en los jóvenes. La iniciativa forma parte del proyecto "Escuela y Salud" del Foro Comunicación y Escuela en su undécima edición.

"Cepillarse los dientes no es nada fácil", apuntó María Belén ante la infinidad de dudas que su ponencia generó entre los estudiantes de primero de ESO del centro veigueño. Los hermanos dentistas, integrantes de una prestigiosa saga de odontólogos, abrieron su intervención explicando primero las partes del diente y su importancia, para después desgranar sus principales dolencias, caso de la caries, considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la enfermedad más frecuente del mundo. Para combatirla, la mejor estrategia es un correcto cepillado y de ahí que hicieran especial hincapié en los trucos para mejorar el procedimiento.

Recomendaron a los adolescentes cepillarse durante dos minutos de reloj y no preocuparse mucho por el tipo de pasta elegida, siempre que cuente con 1.400 partes por millón de flúor y empleen el equivalente a un guisante (las cantidades varían en niños más pequeños) . Precisamente, la razón de no enjuagarse tras el cepillado es "que el flúor se mantenga", pero alertaron sobre el abuso: "Es muy bueno para los dientes, pero en grandes cantidades es tóxico".

A juicio de los dentistas, la mayor inversión debe ir destinada a adquirir un buen cepillo. Para Manuel Sánchez-Ocaña el más idóneo es uno manual de dureza media: "Limpia mejor un cepillo manuel bien usado que uno eléctrico". Es fundamental el tiempo empleado y la técnica y alertó sobre el hecho de que "no es lo mismo tener la boca fresca, que tener la boca limpia". En definitiva, no hay solución mágica que no sea "cepillar, cepillar y cepillar" y ante cualquier duda consultar con un especialista.

En su completo repaso en salud bucodental también aconsejaron a los jóvenes tener precaución con el azúcar y cepillarse después de consumir productos azucarados. Tampoco pasaron por alto la moda de los "piercing" bucales. "Poneos el piercing en otro sitio, en la boca tiene consecuencias", incidió María Belén.

Compartir el artículo

stats