Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Figueras recupera sus cañones, ubicados en el muelle hasta que se haga la ruta histórica

El Consistorio, que también ha repuesto las dos piezas de artillería del Penedón de Castropol, ha renovado la madera y los herrajes y los ha pintado

Operarios municipales, instalando ayer en el muelle de Figueras las dos piezas restauradas.

Operarios municipales, instalando ayer en el muelle de Figueras las dos piezas restauradas. TANIA CASCUDO

Los vecinos de Figueras recuperaron ayer uno de los símbolos de la villa, los dos cañones que adornan el muelle y que llevaban en torno a dos años en proceso de restauración. Se ubicarán de manera provisional en la zona portuaria a la espera de que se ejecute la

La asociación vecinal As Figueiras fue consultada sobre la mejor ubicación para las piezas, de gran valor para el pueblo. "Todo el mundo quería que volvieran al lugar donde estaban", dice el portavoz del colectivo. Añade que la gente está satisfecha con que se haya intervenido en las piezas, especialmente en los pedestales de madera, pero precisa que hay "bastante descontento" con el resultado de la pintura en los cañones propiamente dichos. "Para el tiempo que llevó se podían haber parado un poco más", incide.

Junto a los dos cañones de Figueras, el consistorio castropolense también se ocupó de restaurar los dos que se ubican en la zona del Penedón, frente al Centro de Experimentación Pesquera, y que ayer también volvieron a su ubicación original. El concejal de Obras, Ramón González, explica que la restauración se demoró porque no la plantearon como una actuación prioritaria y se fue haciendo a ratos libres del personal, cuando el tiempo impedía el trabajo al aire libre. No obstante, indica que supuso "muchas horas de trabajo" y una inversión en materiales de aproximadamente 3.000 euros. Se adquirió madera de castaño para renovar la base sobre la que se asientan los cañones, y también se encargaron herrajes nuevos. Por último, se dio un tratamiento y una nueva mano de pintura especial a las piezas de artillería para evitar que se deterioren con el paso del tiempo.

La restauración se hizo siguiendo las pautas del arqueólogo Valentín Álvarez, encargado de diseñar la ruta arqueológica por la costa figuerense. En dicha ruta no solo se reubicarán los dos cañones restaurados, sino también el cañón del Eo, el de más tamaño de artillería catalogado en Asturias, y que Castropol recuperó en 2017 tras tres décadas almacenado en el depósito que Fomento tiene en Valdés. La restauración de esta pieza, dado su valor patrimonial, debe ser realizada por profesionales, y el consistorio tratará de lograr alguna ayuda económica para afrontarla.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats