09 de junio de 2019
09.06.2019

Luis Felipe Fernández, hijo predilecto de Castropol: "Soy una persona que ama a su pueblo"

El docente, natural de Iramola y distinguido por su contribución a la educación en el medio rural, destaca el papel de ganaderos y agricultores

09.06.2019 | 00:16

El docente castropolense Luis Felipe Fernández escuchó ayer la larga retahíla de motivos que lo hacen merecedor de la máxima distinción que entrega su concejo natal, entre ellos su contribución a la educación y la cultura en el medio rural y su apuesta por la escuela pública como la mejor arma para eliminar la desigualdad. Pero las palabras más emocionadas salieron de boca de su hermano David: "Todavía no he encontrado a nadie con unos principios tan sólidos como los tuyos, eres de una honradez y lealtad absoluta. Ojalá existan muchos más hijos predilectos a tu altura; será sinónimo de que Castropol genera personas grandes".

Su intervención, en representación de la familia, y la del empresario lácteo Francisco Rodríguez, sorprendieron al docente, que estuvo arropado por gente del mundo de la cultura, la educación, la política y la empresa. El dueño de Reny Picot, que destacó su actitud de trabajo hacia los demás y su aptitud, le animó a seguir trabajando en proyectos "trascendentes" como el Foro Comunicación y Escuela que lidera desde hace once años en el Instituto Elisa y Luis Villamil: "Esa formación de los niños está llamada a dar sus frutos más adelante".

El profesor reconoció que de todos cuantos galardones ha recibido en su vida, algunos tan destacados como la Cruz de la Orden de Alfonso X El Sabio, pocos le han tocado tanto el corazón como el de ayer. "Si en mí se ha buscado a una persona que ama apasionadamente a su pueblo, la habéis encontrado, os lo aseguro. Castropol, mi ámbito más entrañado, ejerce una atracción poderosísima, a veces difícil de explicar. Siempre he vivido Castropol, incluso cuando he estado fuera de él", indicó, antes de rememorar su infancia feliz en Iramola y el papel de las personas entre las que se crió, como sus padres Luis y Elena.

En su discurso realizó una cerrada defensa de la educación como clave para el desarrollo de un pueblo y el progreso de un país y reivindicó el papel del medio rural asturiano "tantas veces olvidado". Por eso, dedicó su título a sus vecinos y especialmente a los ganaderos y agricultores que pusieron su granito de arena para "el avance de esta tierra".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído