25 de junio de 2019
25.06.2019

La limpieza tiene premio en Vegadeo

En el instituto dan la vuelta a la tortilla para brillar: en vez de castigar a los alumnos que ensucian, distinguen a los que cuidan el centro

25.06.2019 | 01:12

En el Instituto Elisa y Luis Villamil de Vegadeo decidieron darle la vuelta a la tortilla, y en vez de castigar a los que ensucian o deterioran las aulas, premian a quienes hacen justo lo contrario y mantienen sus clases en perfecto estado de revista. Es la filosofía del concurso "Pásalo a limpio", que va por su octava edición y que este curso que acaba de concluir han ganado indiscutiblemente los implicados alumnos de 1.º A de la ESO. "Se trata de que los chavales sientan el centro como suyo, y lo que hacemos es premiar las acciones positivas en lugar de sancionar lo negativo", señala la jefa de estudios, Mercedes Martínez.

Este año participaron en el concurso, totalmente voluntario, cinco cursos de la ESO, y ganaron los de 1.º A con un récord de puntuación: acumularon 127,5 puntos. Los concede a lo largo del curso un jurado secreto que visita sin ser visto las aulas inscritas al concurso. Se miden la limpieza, el orden, la decoración, la voluntariedad y el ahorro de energía (en este caso penaliza tener las ventanas abiertas con la calefacción encendida o dejar las luces encendidas). El personal de limpieza tiene el poder de conceder cinco puntos adicionales y también de restarlos en función de cómo se encuentran las aulas.

Los ganadores están entusiasmados con el éxito y, sobre todo, con la parte más motivadora del premio: poder elegir y pintar a su gusto el aula que ocuparán el curso que viene. Además de recibir un vale de 15 euros de material escolar para cada uno, las docentes de Educación Artística harán un diseño especial en la puerta de su nueva clase. "Desde que llegamos al instituto tomamos el proyecto con ilusión y la tutora nos motivó mucho", resume Lucía Rodríguez, la delegada de la clase. La tutora es Chus Millares, que, más allá del premio, resalta las cualidades del grupo: "Además de haber logrado unos resultados académicos extraordinarios, son personas maravillosas. Hemos logrado un grupo cohesionado con lo más variado".

Millares es una experta en el "Pásalo a limpio", ya que sus tutorías han ganado la convocatoria en los tres últimos cursos. Explica que siempre les intenta inculcar que "no es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia". Y esa es la base de todo. Además de tener la clase perfectamente colocada, la decoran con diferentes motivos a lo largo del curso y tienen algunas cosas especiales, como un rincón de reciclaje y un cuadro horario de los responsables de su vaciado.

"Se sienten como en casa cuando están en el aula", señala Millares, convencida además de que el concurso "Pásalo a limpio" contribuye a la cohesión del grupo, un objetivo por el que esta profesora de Biología lucha cada inicio de curso: "Les digo que tienen que salir adelante todos juntos, actuando en conjunto y siendo buenos compañeros. Para mí es fundamental la educación en valores y si además aprenden biología, pues mejor".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook