27 de junio de 2019
27.06.2019

El bolo vaqueiro: rodaje futuro asegurado

Seis jugadores de entre 13 y 17 años forman el primer equipo juvenil federado del juego tradicional del Suroccidente y compiten en Tercera

27.06.2019 | 01:26

La Asociación de Bolo Vaqueiro lleva años transmitiendo el juego tradicional a las nuevas generaciones, impartiendo en los colegios de Cangas del Narcea, Allande, Degaña e Ibias talleres prácticos del juego y promoviendo una competición escolar. Un trabajo que está dando sus frutos y que se ha materializado de forma más visible esta temporada con la creación de un equipo juvenil para participar en la competición federada, en concreto, en Tercera categoría. Se trata del primer equipo formado por menores, de entre 13 y 17 años, que entra en competición desde que esta se inició en 2001.

El equipo pertenece a la Peña de Naviego, que preside Rafa Boto, quien explica que en los últimos años varios de los jóvenes jugadores se habían integrado en otros equipos de la peña y "decidimos que era hora de que jugaran en uno propio", señala. Un cambio que ha entusiasmado a los seis principiantes, puesto que les permite jugar mucho más que formando parte de un grupo de veteranos.

Siguiendo la tradición familiar, juegan al bolo vaqueiro Martín Álvarez, por su abuelo, que se lo inculcó desde niño, y Pedro Sierra, su padre y su tío son jugadores. Sin embargo, los hermanos Pablo y Diego Pardo y Antonio y Óscar Álvarez se iniciaron gracias a los talleres impartidos por la asociación en sus colegios. "Empezamos en el colegio, pero tenemos un vecino que le gusta jugar y fuimos entrando con él, yendo a la bolera a jugar, y nos enganchó", apunta Diego Pardo. En el caso de Antonio y Óscar Álvarez la práctica del deporte la continuaron fuera del colegio por su cuenta en su pueblo, en una bolera que ellos mismos improvisan en un camino. "Lo que más nos gusta de este deporte es el compañerismo, hay muy buena gente", subraya Antonio Álvarez.

El equipo Naviego X tiene un integrante más, el veterano José Suárez, quien reconoce que formar parte del grupo supone para él un "gran honor". "Siempre jugué en el primer equipo y ahora estoy con los chavales, y es lo mejor que me pudo pasar, da gusto ver que sigue la tradición", subraya. Tanto él como Rafa Boto ensalzan del grupo "la ilusión que tienen por jugar" y los ven ya como el futuro del juego.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook