29 de junio de 2019
29.06.2019

"La justicia debe ser rigurosa con la maldita violencia", proclama Lastra en Cudillero

El senador socialista, pregonero, recordó a David Carragal, fallecido a causa de los golpes que recibió de un joven: "Los nuestros deben volver de la fiesta"

29.06.2019 | 00:07

Cudillero no quiso olvidarse en su primer día de fiestas patronales en honor a San Pablo y San Pablín del joven David Carragal, el profesor que falleció a consecuencia de los golpes que recibió (una patada de un joven de Llanes, según la investigación) cuando volvía a su casa de Oviedo tras acudir a las fiestas de La Florida.

A pesar de que la familia del fallecido pidió expresamente que su gente no hiciera homenaje alguno al joven en estos días de ocio, el ansia de justicia pudo con la exigencia de los allegados de la víctima.

Fue le pregonero, el senador socialista Fernando Lastra, el que, con la lectura de su discurso desde el balcón del Ayuntamiento, quiso volver a recordar la fatal noticia. "Sobra la violencia, incompatible con el modelo social de convivencia que construimos cada día; hay que confiar en que de la fiesta, como de la mar, los nuestros tienen que volver sanos y salvos; este es un buen momento para recordar a los que desgraciadamente no lo hicieron, para recordar a David Carragal y decirle a su familia, a todos los asturianos, que la justicia deberá ser rigurosa con esa despreciable, maldita violencia, que contamina la vida cotidiana", dijo Lastra. Sus palabras arrancaron del público concentrado en la plaza de San Pedro un "bravo" y un sonoro aplauso.

La memoria del joven está muy presente en Cudillero. Decían ayer, en el primer día de fiestas patronales del concejo, que "es imposible olvidarse de un asesinato". Y si los vecinos creen que durante los festejos se debe recordar la memoria de un "joven bueno y faltamente fallecido", el alcalde, Carlos Valle, dio voz en nombre de todos los cudillerenses a ese grito. "Desde aquí, y en nombre de todo el concejo, pedimos que la justicia demuestre ser la mejor respuesta a una injusta e insegura sociedad", destacó.

En el anfiteatro, es posible ver alguna pancarta que suple las tradicionales banderas: "Justicia para David", rezan. Algunos vecinos que todos los años colaboran en las fiestas intentan evitar tanta angustia. Marigel Poncio engalana todos los años las carrozas que participan en el desfile. Este año dio más color al atrezo. "Creo que Cudillero está triste y debemos intentar que se ponga un poco alegre, que salga de la angustia", opinó.

En el primer día de fiesta participaron centenares de personas y muy especialmente familias con hijos o nietos vestidos como manda la tradición: de pixuetos. Las hermanas Elena y Carmen Díaz participaran activamente en el programa de ocio, acompañadas de sus abuelos: "Siempre que podemos, venimos a San Pedro; nos gusta a nosotros y les gusta a ellas", dijo la abuela, "casada con un pixueto". Alana Aguirre es una joven madre de Cudillero que también quiso participar en la fiesta con su hijo de 16 meses debidamente vestido como "pixuatu". "Así saben desde niños qué es esto y qué tradiciones tenemos", opinó. Precisamente, los menores que llevan el particular traje son los encargados de honrar a San Pedro tras su salida del templo. Lo hacen con la entrega de los ramos de flores.

En la plaza también estuvieron presentes los distinguidos con el XV galardón "San Pedro" de la Cofradía Jesús Nazareno. Víctor García Riesgo y el grupo de teatro "Los Rababitos", recogerán hoy el premio de manos del hermano mayor, Manuel Alfredo Fernández. El primero lo recibe por su "continuado apoyo" a la hermandad desde su nacimiento, en 1990. Los segundos, por "mantener vivas las actividades culturales en los pueblos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook