01 de julio de 2019
01.07.2019
ÚLTIMA HORA
Alertan sobre un kamikaze en la autopista "Y"

Herminio para siempre

"Es un día muy especial", confiesa el artista al inaugurar su escultura en El Franco, su concejo natal

01.07.2019 | 00:50

El escultor franquino Herminio Álvarez ha hecho realidad el sueño de ver instalada en su pueblo una de sus obras. Durante el acto inaugural de la escultura, celebrado ayer en el Complejo Cultural As Quintas, en La Caridad, sus hijas María Elda y Natalia Álvarez así lo reconocieron: "El gran sueño de Herminio se ha hecho realidad: ver una de sus obras instaladas de forma permanente en su casa, en el pueblo que lo vio nacer. Sin duda, ningún otro lugar de los que albergan sus obras alrededor del mundo significa tanto para nuestro padre como este, donde están sus raíces".

La escultura, una obra geométrica abstracta de 9 metros de largo y 2,45 de alto, pintada de rojo y sobre una base negra, se identifica como la pieza N.41, puesto que la obra del artista no tiene títulos. Fue realizada con motivo de la exposición que se realizó para el Centro Internacional Oscar Niemeyer de Avilés, en abril de 2012, y tiene una gemela que está expuesta en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

"Es un equilibrio, muy representativa de lo que es mi obra, y contrasta mucho con lo antiguo del Complejo Cultural, era la que mejor encajaba en este espacio", explicó el artista, que se mostró muy emocionado durante el desarrollo del acto de inauguración que acabó convirtiéndose en un sentido homenaje hacia su persona y su trabajo. "Estoy muy contento, es un día muy especial y para mí supone muchísimo", confesó.

El acto comenzó a mediodía frente a la escultura de Herminio Álvarez, en el recinto de As Quintas, y la encargada de romper el hielo fue la concejala de Cultura, Victoria Zarcero, quien ensalzó al artista y su obra y le agradeció mantener su residencia en el concejo y no haberse mudado a una gran capital como Madrid, Barcelona o Nueva York. "Es un auténtico honor contar en nuestro concejo con un artista de esta talla, de este calibre; sin duda, tener una obra suya en su pueblo era un reconocimiento que se merecía y le debíamos", subrayó. A su lado, César Ripoll, quien ultima una tesis doctoral sobre el escultor, auguró que la pieza "será una seña de identidad de El Franco".

El homenaje continuó en el auditorio, que se quedó pequeño para acoger a todos los vecinos, amigos y familiares de Herminio Álvarez, que quisieron acompañarle en una jornada tan especial para él. La alcaldesa Cecilia Pérez inició las intervenciones recordando el nacimiento del Complejo Cultural de As Quintas y los esfuerzos realizados para encontrar un lugar donde situar una obra del escultor, reconocido internacionalmente. "Se puso en el mejor lugar y ahora tenemos que hacerla nuestra, aprender a quererla y respetarla, que sea parte de nuestra persona y de nuestro municipio", defendió.

También tomó la palabra el viceconsejero de Cultura en funciones, Vicente Domínguez, quien apuntó al escultor franquino que debería sentirse orgulloso de que su obra "esté acompañando tanto a quienes necesitan el cuidado del cuerpo -en referencia a la escultura situada en el HUCA-, como del alma -por la situada en As Quintas-".

Por su parte, la galerista Aurora Vigil-Escalera comparó la obra de Herminio Álvarez con "un remanso de paz" y le dedicó adjetivos como "mágica, elegante, rotunda y coherente", además de asegurar ante el auditorio que el escultor "es un gran embajador de La Caridad".

La música estuvo muy presente en el acto con varias actuaciones, siendo las más especiales las que los nietos del escultor le dedicaron: Alejandro Jiménez con su guitarra y su voz, Lucía Jiménez al piano y Marta y Raquel Menéndez bailando. El broche lo puso la canción "Aleluya" cantada por Carmen Fernández.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído