24 de julio de 2019
24.07.2019

Una ruta digital para disfrutar de Castropol

"Es superdivertido y ayuda a que conozcamos mejor el pueblo", dicen los participantes en la primera "biblioyincana"

24.07.2019 | 01:16

"Me parece interesante y, sobre todo, que se dé a conocer Castropol, que es un pueblo con muchos recursos, una historia muy interesante y con un entorno magnífico", señala Jaime Garnica. Este castropolense afincado en Madrid fue uno de los casi noventa participantes en la "Biblioyincana: objetivo Castropol", una actividad promovida por la biblioteca local Menéndez Pelayo con el fin de dar a conocer de manera divertida el patrimonio y la historia locales.

"Es una propuesta pionera en la zona que sirve, a la vez, para pasar un buen rato y para conocer aspectos de Castropol que, de otra manera, serían más aburridos. A través del juego, te diviertes y aprendes", señala la bibliotecaria Manuela Busto, consciente del papel de la institución lectora como agente dinamizador de la cultura local. Busto contactó con Laura Mateo, de la empresa de experiencias Ebribadi, y juntas dieron forma a esta novedosa propuesta. De la mano de la realidad aumentada se diseñó una ruta, a través de once códigos QR repartidos por la villa castropolense, en la que los participantes, gracias a sus móviles, pudieron conocer curiosidades de la ría, la historia de algunos monumentos emblemáticos y hasta leer un poema de Luis Cernuda, que también conoció la villa hace ya algunos años. "Es una forma de ver el pueblo y de llevarse otra perspectiva. A veces paseamos, incluso la gente de aquí, y no somos conscientes de lo que estamos viendo", precisa Mateo, que tiene raíces familiares en la localidad.

Coincide con Mateo la castropolense María Antonia Fernández, que ayer realizó el itinerario junto a tres adolescentes de 12 años: "Fue muy entretenido y a los niños les gustó. Les sorprendió, por ejemplo, descubrir que el marino Fernando Villaamil diseñó el primer destructor de la historia". Otra vecina, Carmen Pérez, calificó de "superdivertida" la actividad, que, además, "ayuda a que conozcamos nuestra propia historia". Mateo explica que Castropol, por sus dimensiones y por su riqueza cultural, se presta al diseño de actividades culturales de este tipo, que, además, son bien recibidas por vecinos y visitantes. Tanto es así que ya piensan repetir la aventura el próximo agosto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook