12 de septiembre de 2019
12.09.2019

Una multitud consternada despide en Tapia a Adrián González: "Era un neno muy cercano a todos"

"Era un encanto, se llevaba bien con jóvenes y mayores", dicen en La Veguina del tapiego que falleció al regresar a casa de la jira de Porcía

12.09.2019 | 18:17
Una multitud consternada despide en Tapia a Adrián González: "Era un neno muy cercano a todos"

El tapiego Adrián González, de 26 años, recibió un multitudinario último adiós en su pueblo de La Veguina. La iglesia se quedó pequeña para acoger el funeral del joven, que cayó a un pozo del río Porcía de manera accidental en el regreso a casa tras asistir, el domingo, a la popular romería de Nuestra Señora de los Remedios, más conocida como jira de Porcía (El Franco). "Lo queríamos todos mucho, estamos todos muy mal", confesaba un allegado. "Era un neno muy cercano a todo el mundo, se llevaba bien con la gente joven y con la mayor", explica un vecino, que apunta que al joven le gustaba acercarse al centro social a departir con los vecinos de más edad en las tardes en las que se echaba la partida. "Era un neno muy bueno, un encanto", fue el comentario más repetido en el funeral, donde se repitieron las muestras de dolor ante su inexplicable pérdida.

Las cenizas del tapiego llegaron a mediodía a la iglesia, a rebosar de amigos, conocidos y familiares que querían acompañar a la familia y despedir al fallecido. Fue necesario colocar un sistema de megafonía para que los muchos asistentes pudieran seguir el funeral desde las inmediaciones del templo. La misa corrió a cargo del párroco de La Caridad, Francisco Javier Fernández, que destacó la afluencia "tan numerosa" de personas al funeral e hizo hincapié en el interés de todos en mostrar "solidaridad y respeto a su familia, que vive unos momentos tan angustiosose

"La familia vive momentos angustiosos"

Al inicio de su intervención, el párroco destacó que su fallecimiento ha dejado "desconcertados" a sus seres queridos y es que nadie termina de explicarse lo que pudo pasar en la madrugada del lunes para que Adrián terminara en el pozo junto a la presa tapiega de El Rabote. La investigación apunta a un fatal accidente y hay quién sugiere un despiste del propio joven, tratando de buscar un atajo para llegar lo antes posible a su casa de La Veguina.

El suceso también ha tocado de lleno a la comunidad educativa del instituto Marqués de Casariego de Tapia, por donde pasó Adrián hace unos años y donde cursa estudios su hermana pequeña Ainhoa. "Intentaremos arroparla entre todos", señaló uno de los docentes del instituto. Adrián terminó la ESO y años después regresó al centro para hacer el Bachillerato, dejando una huella intachable: "Era un chico excelente: serio, muy bueno y muy tranquilo. Esto es un mazazo para todos", añadió otra profesional, que recordó que otra vez el inicio de curso vuelve a estar marcado por la tragedia. No en vano, en 2018 fue el asesinato de la franquina Yésica Menéndez, de 29 años y también exalumna del instituto, la que conmocionó a la comunidad educativa.

El domingo Adrián González, como tantos otros vecinos de Tapia y El Franco, los dos concejos que más intensamente viven el día de Porcía, salió de su domicilio de La Veguina (se la conoce como Casa Mozón) para asistir a la fiesta. Se le perdió el rastro pasadas las tres de la madrugada, cuando un testigo le vio en la zona de El Rabote, por donde debía cruzar para llegar caminando a su casa. El lunes por la tarde su familia denunció la desaparición e inició la búsqueda. El martes a primera hora se puso en marcha un operativo más amplio, coordinado por la Guardia Civil y en el que colaboraron decenas de voluntarios. Pasadas las nueve y media de la mañana el helicóptero de la Guardia Civil halló un cuerpo en el río tirando por tierra todas las esperanzas de hallarle con vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook