21 de octubre de 2019
21.10.2019

"Se ha normalizado la violencia en el parto", denuncian en La Caridad

"La información es la mejor herramienta; no todo es como se nos ha dicho", señalan las profesionales en una jornada sobre "Salud y mujer"

21.10.2019 | 00:56

"Cuando hablamos de violencia obstétrica no estamos acusando a nadie con el dedo, sino a una sociedad que es violenta y que vive de manera violenta y poco amorosa el nacimiento, y que lo ha normalizado", señala la enfermera y asesora de lactancia Clara Margarita Pérez, que ayer, en La Caridad, reclamó un cambio de paradigma en la atención que la mujer recibe en el parto. La violencia obstétrica fue uno de los temas centrales del foro "Salud y mujer", que organizó la asociación de apoyo a la lactancia y la crianza Lactamor.

Pérez, cofundadora de Lactamor y que ayer disertó sobre la menopausia, considera que se ha asumido como normal que el nacimiento se debe producir en condiciones "muy poco amorosas", y reclama que "como hembras de mamífero necesitamos un entorno más respetuoso para traer a nuestros hijos al mundo". Esta profesional ve necesario un "cambio de tuerca" en la atención al parto, pero también pide a las mujeres que sean críticas y se informen: "La información es la mejor herramienta que podemos tener. No es todo como se nos ha dicho que tiene que ser, hay otras maneras de vivir".

La matrona Marta Bernárdez coincide en la necesidad de más formación e información: "Nos han dicho que para que nazca tu bebé te van a cortar la vagina, entonces tú vas y te dejas, asumes que lo han hecho por tu bien". Bernárdez, que trabaja en Galicia como matrona independiente y habló sobre la educación afectivo-sexual, defendió la autonomía de la mujer y su capacidad para decidir sobre su cuerpo y sus hijos. "La ley de autonomía del paciente tiene que respetarse; si se respeta, a partir de ahí, muchas cosas cambiarían. El problema es que aquí no se respeta, y está el caso de Oviedo", precisa en alusión al caso de la mujer que el pasado abril fue obligada a ingresar en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) para dar a luz en contra de su deseo. "Cada mujer tiene que poder decidir si prefiere asumir unos riesgos u otros, y una mujer informada tiene la capacidad de decidir. Si no se le deja, estamos limitando las libertades de las mujeres; a un hombre no se le hace", añade, al tiempo que lamenta la judicialización del caso de Oviedo, que, en su opinión, es un "fracaso" social.

De violencia obstétrica también sabe mucho la actriz gallega Iria Pinheiro, que decidió llevar al teatro su difícil situación tras el parto y tras crear, con el apoyo de la compañía "Chévere", la obra "Anatomía de una sirena", que el sábado representó en la capital franquina. "Pretendo abordar un tema que es tabú, sacudir el patio un poco y visibilizar la violencia obstétrica", precisa la actriz, que destaca el reciente reconocimiento de esta violencia por parte de la Organización de las Naciones Unidas. "La palabra violencia es fuerte, pero para nosotras es lo que es".

La matrona Marta Bernárdez insistió en que, para cambiar las cosas, hay que empezar por mejorar la educación afectivo-sexual y enseñar a los jóvenes un modelo de relación igualitario y de respeto. Y concluye: "Hemos sido educadas a dejarnos hacer, y si no, eres mala y desobediente. Las jóvenes tienen que conocerse, conocer su vulva y cómo funciona su cuerpo, para decidir después cómo compartirlo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído