Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inician el derribo de la discoteca de Tapia, con retraso por el tratamiento de la uralita

La adjudicataria comenzará por el desmontaje de la cubierta y, acto seguido, se tirará el inmueble, ubicado en pleno centro de la villa tapiega

Operarios, ayer, iniciando la retirada de la cubierta de uralita.

Operarios, ayer, iniciando la retirada de la cubierta de uralita. T. CASCUDO

Los propietarios de la vieja discoteca de Tapia, ubicada en pleno corazón de la villa tapiega, comenzaron ayer los trabajos de derribo de este inmueble. Se trata de una medida impuesta por el gobierno tapiego tras el derrumbe, la pasada Semana Santa, de parte de la cubierta de este

El concejal de Urbanismo y Obras del Consistorio, el forista Guzmán Fernández, explica que la última demora en la ejecución de los trabajos se ha debido a la lenta tramitación del permiso especial de Trabajo que la empresa adjudicataria debía recabar para retirar la cubierta de uralita. No en vano, este material contiene amianto, residuo peligroso, y requiere una gestión específica. "Estos permisos tardan mucho, si bien en el Ayuntamiento se gestionó todo bastante rápido y nuestras autorizaciones estaban listas antes del verano", añade el edil.

Fernández explica que la primera parte de la actuación consiste en el desmontaje de la uralita, y a continuación comenzará el derribo propiamente dicho. "Se espera que no haya una parada entre ambas fases y que las obras se vayan haciendo a medida que tenga las autorizaciones", añade.

La demora en la tramitación se debió en un primer momento al proyecto presentado por los herederos de la propiedad, pues contemplaba un cierre perimetral del solar con un muro ciego de dos metros que no cumplía con la normativa municipal. "La normativa acepta un muro ciego de 80 centímetros y luego, hasta los dos metros, el uso de malla o algún material de cierre", precisa el edil, que añade que los propietarios no quisieron negociar con el Ayuntamiento una posible cesión de las parcelas. No en vano, además de la de la discoteca son dueños de otros céntricos solares de la villa.

La demora en acometer la actuación generó controversia entre el gobierno y la oposición del PP, que apostó por una actuación subsidiaria para evitar que el inmueble continuara deteriorándose. El pasado septiembre, la regidora, Ana Vigón, indicó que se instaría a los propietarios a actuar con rapidez, advirtiéndoles que, de lo contrario, se enfrentarían a algún tipo de sanción. Finalmente no fue necesario establecer multa alguna y el derribo ya está en marcha.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats