Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zardaín asombra con su belén

"Es para venir a verlo, no se puede explicar", aseguran los vecinos, que esperan un millar de visitas al nacimiento, lleno de figuras en movimiento

Vecinos de Zardaín contemplan el belén tras su inauguración.

Vecinos de Zardaín contemplan el belén tras su inauguración. D. Á.

"Es un belén precioso y muy trabajoso, están representados todos los oficios y cada año cambia y hay figuras nuevas", destacan las vecinas Orfelia Berdasco, Aurora Pérez y Leonor Rodríguez, vecinas de Zardaín (Tineo), que ayer no quisieron perderse la inauguración del belén popular de su pueblo, que se ha convertido en uno de los más visitados del occidente de Asturias. Su principal atractivo está en el gran número de figuras en movimiento que tiene. Además, en este nacimiento amanece y cae la noche y las figuras se adaptan a estas circunstancias. Durante el día realizan sus labores y se pueden ver las chimeneas de las casas humear, mientras que cuando llega la noche todo se paraliza.

Los artífices de dar vida cada Navidad al belén de Zardaín son Javier Menéndez, Tomás Menéndez y Yolanda Rodríguez, quienes dedican cada año un número incalculable de horas para sorprender a los visitantes con una representación que nunca se repite. "La disposición de los elementos y el paisaje, las montañas, siempre cambian porque cada año lo desmontamos todo y cuando volvemos a empezar solo planificamos la colocación del río y del desierto, el resto lo realizamos según va surgiendo", explica Yolanda Rodríguez.

Además, en cada edición suele aparecer en escena alguna figura nueva. Este año son dos los que se incorporan: un alfarero y un zapatero, ambos con movimiento. "El año pasado se estropeó el labrador y me costó mucho volver a ponerlo en funcionamiento, así que solo pude preparar dos figuras nuevas", explica Javier Menéndez.

Lo que se mantiene año tras año son los guiños de este belén al mundo rural asturiano y en él se puede ver un hórreo, un cortín con colmenas y un oso aproximándose. El pueblo también tiene una capilla. "Este belén es para venir a verlo, no se puede explicar", destaca la vecina Leonor Rodríguez, que asegura que para ella lo más impresionante es ver salir el humo de las chimeneas y el río tan realista que tiene.

Detalles que hacen que durante la temporada en la que está abierto, hasta el 16 de febrero, el belén de Zardaín llegue a recibir un millar de visitas provenientes de diferentes puntos de Asturias. De hecho, para esta semana ya esperan hasta tres excursiones, una desde Tineo para el miércoles y otras dos para el próximo fin de semana y de Oviedo. "Esto le da vida al pueblo y a Navelgas", destacan los vecinos de Zardaín.

Compartir el artículo

stats