Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Universidad estudia la Poza con drones para conocer su fondo "con exactitud"

Los especialistas trabajan con la hipótesis de que no hay arenamiento y el material entra y sale con las mareas por el paso abierto en 2016

Aspecto actual de la Poza.

Aspecto actual de la Poza. INDUROT / A. M. SERRANO

El Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio (Indurot) de la Universidad de Oviedo continúa con sus estudios para conocer lo que pasa en la Poza de Navia con el fin de concretar futuras acciones de conservación del entorno. Esta vez lo hace con drones.

Una empresa especialista ha tomado fotos aéreas, a unos 80 metros de altura y en marea baja, para hacer una reconstrucción por fotogrametría y generar un modelo en tres dimensiones. "Se trata de conocer con exactitud cómo es en la actualidad esta zona de Navia", detalla Ángel Montero, de la compañía encargada de hacer el estudio. Más tarde, se hará topografía clásica, "una batimetría", que permitirá conocer qué hay exactamente en el fondo de la Poza.

"Cada determinado período de tiempo se hará una actuación de las mismas características con el fin de detallar cómo evoluciona el entorno, si hay o no arena, si se mueve o no, y cómo", detalla Ángel Montero, quien asegura que, de este modo, se conocerá "cómo se comporta la charca" con datos fiables. No es la primera vez que el Indurot hace estudios en la Poza, pero se espera que estas acciones arrojen más luz. A este respecto, Montero opina que, hasta la fecha, "no se disponía de información con este grado de detalle".

Según pudo saber este diario, los especialistas trabajan con la hipótesis de que la arena entra y sale de la Poza y, por tanto, no hay arenamiento, como sí cree una parte de la sociedad naviega.

En el Ayuntamiento de Navia está "satisfecho" con esta fórmula y está a la espera de los resultados para pedir más tarde y, si es necesaria, una actuación a otras administraciones. El alcalde, Ignacio García Palacios, asegura que, "cuando hay bajamar, la gente se asusta porque se ve mucha arena, pero cuando la marea está alta, también entra mucha agua". El regidor entiende que, con el paso abierto en 2016, se mejoró la calidad del agua de la Poza y, por tanto, el hábitat.

El gobierno naviego advierte, en todo caso, que la Poza "es un lugar artificial", fruto del encauzamiento de la ría de Navia hace más de 70 años. Antaño había agua por filtraciones y, ahora, por la entrada directa de agua. En todo caso, señala que mantener el entorno como se conoció hace décadas será "muy difícil". Con la subida del nivel del mar y la cada vez más frecuente llegada de tormentas fruto del cambio en altura en la corriente del Golfo, en unas décadas la Poza y la playa estarán casi unidas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats