Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mayores de Grandas evitan ir al médico si es posible para no marearse con tanta curva

Pasa a la página siguiente

En Grandas de Salime hay varios vecinos que tiene que ir tres días a la semana al hospital comarcal de Jarrio para tratamientos crónicos, por ejemplo, para diálisis. "Una hora y media para ir, y otra para venir", cuenta una persona cercana a una de las afectadas. Muchos vecinos mayores de la comarca asumen que deben ir, y van porque detrás están sus familiares, allegados o el personal de servicios sociales para ayudar. Hay personas, en especial las de más de 80 años, que se marean en exceso y ante un problema de salud "prefieren no ir ni al centro", explican sus allegados. En el otro extremo están los jóvenes que pelean por trabajar y quedarse en el lugar donde nacieron tras formarse fuera.

"Pero te lo ponen muy difícil", dice Wendoly Siñeriz, quien vive en Boal y trabaja en Luarca. De no tener una mejor carretera en un tiempo razonable, no sabe cuánto aguantará en Boal. Tal vez emigre con su familia a la costa. Boal está "cada vez más lejos". Cree que cuando lleguen las medidas contra la despoblación de la cuenca "ya no serán necesarias".

Compartir el artículo

stats