DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ALBERTO DEL BLANCO | Jefe del Servicio de Anestesiología del Hospital de Cangas del Narcea

"No se sustituyen profesionales, tememos que todo se dirige a un cierre encubierto"

"La movilidad forzosa que el Sespa ha suspendido iba a maltratar a los pacientes de Cangas del Narcea para favorecer a los de Jarrio"

Alberto del Blanco González.

Alberto del Blanco González. D. Á.

Alberto del Blanco González (Palencia, 1968), jefe del Servicio de Anestesiología del Hospital Comarcal Carmen y Severo Ochoa, de Cangas del Narcea, con 23 años de trabajo en este centro, muestra su "indignación y tristeza" ante el conflicto generado por la imposición de las movilizaciones forzosas a su departamento, que a punto estuvieron de hacer que el hospital cangués perdiese un profesional que planteó su cese en el sistema de salud público. Con la anulación del traslado y la vuelta a la "normalidad" del servicio, Del Blanco recalca que la nómina de anestesia en Cangas es "justa", con cinco trabajadores en plantilla y uno más fuera de ella, pero con uno de permiso por paternidad y dos con reducción de jornada.

-¿Cómo valora la decisión del Servicio de Salud Pública de cancelar la movilidad forzosa?

-La valoración del conflicto en general es de indignación y tristeza. Indignación porque saben que nosotros somos los que más hemos sufrido el déficit de profesionales, y ahora que estamos bien pretenden que cubramos otras áreas. Tristeza porque somos un grupo de compañeros que funcionamos bien y da la sensación de que nos quieren desmantelar. En cuanto a la cancelación realizada por el Sespa, es una forma de lavarse la cara que a nosotros no nos ofrece absolutamente nada. Nos gustaría que pidieran disculpas y que nos dijeran claramente que esto jamás va a volver a ocurrir en ninguno de los hospitales de las alas, porque los que tienen que cubrir ausencias son los que están en el centro. Pero he de decir que nunca, jamás, a través de una movilidad forzosa. Es la medida más perversa que hay porque se pasa el problema de un área a otra, se cabrea al profesional y hace que se ahuyente a los que acaban su preparación. En todo caso, la movilidad voluntaria es el mal menor, pero lógicamente tiene que ser incentivada y atractiva.

-Desde que se anunció, en noviembre, la movilidad tenían claro que el servicio no podría asumir el traslado.

-Cuando llegué de vacaciones en septiembre ya avisé de que tendría que coger una reducción de jornada y también una compañera que acababa de incorporarse por reciente maternidad. Además, se sumaba que habría una baja por paternidad, así que ya sabían que habría problemas y que era inviable. Aun así, insistieron.

-Supongo que les gustaría que se hubiesen atendido esos argumentos.

-Claro. Tenían que haberse dado cuenta de nuestras deficiencias de plantilla, que estábamos totalmente justos y que lo que iban a hacer era maltratar a los pacientes de Cangas para favorecer los de Jarrio. Ahora el problema está en Jarrio, si nosotros no nos trasladamos allí, ¿qué va a pasar con esos días que se debían cubrir? Pues tendrán que suspender quirófanos.

-¿Cuál es la solución?

-Solo hay una. Saben desde hace años que hay déficit de profesionales, fundamentalmente de Anestesia, Pediatría y Radiología, y lo que tienen que hacer es convocar una Oferta Pública de Empleo (OPE) y convocar todas las plazas. Se necesitan del orden de 20 anestesistas en Asturias.

-¿Qué hará el compañero que llegó a plantearse cesar en el Servicio de Salud Pública?

-Ayer (por el jueves) le trasladaron disculpas desde la Gerencia y le dijeron de palabra que esto no volverá a repetirse, y así lo esperamos, porque la próxima vez no habrá marcha atrás. Estaba totalmente decidido a irse, pero finalmente se queda.

-Entonces, ¿la actividad quirúrgica en Cangas vuelve a la normalidad?

-Sí, tengo que hacer nueva planificación de guardias y, si estamos todos de acuerdo, seguirá conforme al plan previsto con anterioridad al conflicto.

-La problemática en anestesia no es la única en el hospital cangués y muchos ciudadanos creen que está siendo "desmantelando". ¿Comparte esa percepción?

-Totalmente, porque no es normal lo que está pasando. Los problemas de anestesia en Cangas también los hay en el otorrino y en Urología, no se sustituyen profesionales, tampoco en Medicina Interna ni en Cardiología ni en Nefrología? Y sospechamos que todo esto va dirigido a un cierre encubierto. Tienen que explicar a la población qué es lo que pretenden hacer con el hospital. Si se desmantela, la población bajará más.

-¿Notan implicación de los Ayuntamientos del área ante estas situaciones de conflicto?

-Por parte del Ayuntamiento de Cangas casi es preferible que se callen, porque vistas las declaraciones de esta semana del Alcalde nos sentimos indefensos. Solo ha habido dos partidos políticos que se han interesado por nosotros: Podemos y el PP. De los gobiernos locales nadie me ha llamado ni me ha pedido ningún tipo de información. Yo estaba dispuesto a darla, y no para buscar que nos dieran su apoyo, sino para que defendieran a sus vecinos porque a nosotros nos pueden mandar al hospital que quieran, pero los que se quedan desprotegidos son los pacientes.

-Calcula que el 50 por ciento de los residentes se van cuando acaban su formación. ¿Cómo se les puede retener?

-Quitando la movilidad forzosa, agilizando las OPES y, de haber movilidad, que sea incentivada. Los profesionales sanitarios sabemos lo que tenemos que hacer, lo único que queremos es que no nos presionen. Porque si no se saca adelante una lista de espera es porque no hay profesionales, no podemos duplicarnos.

Compartir el artículo

stats