En Boal hay mascarillas de tres tallas para menores. Las mujeres del concejo se han preocupado de este colectivo, que también sale a la calle en plena pandemia y tras un duro confinamiento. "En las farmacias no hay y ellos tienen que acostumbrarse", detalla Verónica Bermúdez, madre y también voluntaria del movimiento solidario que ha surgido en el concejo de la mano de la asociación Forum Boal 3000.

Desde que empezó la crisis sanitaria, once mujeres han hecho 1.324 mascarillas, hoy todas distribuidas a colectivos de riesgo. Primero, buscaron la tela en el Bazar Quico de Luarca, que provee de forma solidaria la tela homologable TNT. Más tarde, se hicieron con los patrones de adulto a través de mascarillas solidarias de Asturias. "Pero vimos la necesidad de actuar como grupo independiente para facilitar la distribución en esta zona rural", destaca Bermúdez. Ahora tienen otro frente: las mascarillas para niños.

El grupo dispone en la actualidad del doble de protecciones que niños censados en el concejo. Dice Bermúdez que las familias del municipio están muy interesadas. De hecho, en Boal hay niños que ya no prescinden de la mascarilla si salen a pasear por la villa. "Es mejor para todos y es una prenda más a la que tenemos que acostumbrarnos", dice Bermúdez, quien es una de las promotoras de la creación de las mascarillas infantiles. Las familias de otros concejos interesadas pueden ponerse en contacto con el colectivo boalés, que estudia para estos casos facilitar el envío o recogida de las protecciones.