02 de junio de 2020
02.06.2020
La Nueva España

Huelga de misas en Bárcena tras retirar las flores del cementerio

Los vecinos de la parroquia de Tineo se quedan en casa para protestar por la decisión del párroco: "Es una falta de respeto"

02.06.2020 | 00:52
Huelga de misas en Bárcena tras retirar las flores del cementerio

La mayoría de los vecinos de la parroquia de Bárcena de Monasterio no acudieron a la misa del pasado sábado en señal de protesta contra la decisión de su párroco de retirar todas las flores del cementerio y tirarlas a la basura. Aseguran que así lo harán hasta que el cura no cambie de opinión respecto a quitar las flores y no reciban una disculpa.

Hace unas semanas, los vecinos se sorprendieron al ver que del cementerio habían desaparecido todas las flores que estaban colocadas en los nichos sin previo aviso. Una acción, llevada a cabo por el sacerdote que indignó a los feligreses. "Es una falta de respeto, no se trata de un daño económico, sino de base moral, muchos difuntos quizás nunca tengan más flores", lamenta Raúl Carbajal, quien envió su queja al Arzobispado.

El párroco Alejandro Fuentevilla reconoce que no avisó del día concreto en el que se iba a realizar la retirada, pero asegura que ya en la misa de los Santos anunció que procedería a quitar las flores si no se veía una renovación periódica. Además, añade que la limpieza se produjo coincidiendo con labores de mantenimiento desarrolladas en el camposanto, entre ellas sulfatar las zonas donde estaban naciendo malas hierbas. "De todos los cementerios que tengo este es el más abandonado y quería llamar la atención sobre el estado, la idea es crear una comisión para que la gente se haga cargo de la gestión de los cementerios", asegura Fuentevilla, que insiste en que su objetivo no es prohibir sino "hacer comprender que el cementerio necesita cuidados, mantenimiento, y que cuando se ponen flores hay que renovarlas, quitar el agua de los jarrones y no abandonarlas".

En este sentido, algunos vecinos aseguran que en sus nichos estaban cumpliendo y las flores estaban renovadas, pero corrieron la misma suerte que el resto. Algo que el párroco justifica con su intención de no hacer distinciones entre vecinos y evitar las comparaciones en esta primera retirada, lo que le llevó a optar por quitarlas todas sin distinción.

Además, de no acudir a misa, los feligreses movilizados por redes sociales, también acordaron colocar en sus nichos una flor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook