Valdés se queda sin verbenas de verano. El Ayuntamiento no autorizará encuentros de estas características para evitar contagios por coronavirus, si bien los organizadores de las fiestas de Nuestra Señora del Rosario y de los festejos patronales de San Timoteo podrán celebrar la sardinada (la tradicional cena de sardinas a la plancha en La Llera) y el reparto del bollo a los cofrades timoteínos, ambas citas en agosto.

El Alcalde, Óscar Pérez, mantendrá mañana una reunión con los portavoces de los organizadores con el fin de dejar claro su criterio tras varias semanas de estudio. "No habrá ni Rosario ni San Timoteo", aclara Pérez, quien deja la puerta abierta a estos encuentros gastronómicos (sardinada y reparto del bollo) siempre y cuando se cumpla con los consejos sanitarios y se haga un reparto controlado. En el caso de la sardinada, será posible disponer de bancos con aforo limitado en La Llera. Para el bollo no hay dudas ni plan b: "No se permitirán comidas en la calle", advierte Pérez. Para que se cumplan las normas locales el gobierno promete una vigilancia "estricta". "Contaremos con los tres cuerpos de seguridad (Guardia Civil, Policía Local y Policía Nacional), que no permitirán aglomeraciones ni un solo día del verano", destaca.

La Cofradía de San Timoteo aclaró ayer en un comunicado su postura. El campo donde se celebra la romería del 22 de agosto permanecerá cerrado todo el mes y se suspende el grueso de la programación festiva. No habrá fuegos artificiales ni desfiles y tampoco será posible festejar el día grande en el campo. La junta directiva sí concreta que puede programar actividades "culturales" que, "en caso de celebrarse, tendrán un aforo reducido y controlado siguiendo las pautas que marque la legalidad vigente".

El gobierno ya trabaja en el reparto, menor, de las subvenciones a las fiestas. "Solo habrá colaboración económica si hay gasto justificada", concluye el regidor.