Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JUAN CALVO-SOTELO | EXALCALDE DE CASTROPOL Y PRESIDENTE DEL REAL CLUB NÁUTICO DE RIBADEO

"Castropol ha perdido una oportunidad al no estrechar lazos con Ribadeo"

"Es fundamental que Asturias y Galicia aborden juntas el futuro de la ría" l "La reducción de la superficie navegable es el principal problema"

Juan Calvo-Sotelo, ayer, en el puerto deportivo de Ribadeo.

Juan Calvo-Sotelo, ayer, en el puerto deportivo de Ribadeo. T. CASCUDO

Juan Calvo-Sotelo, exalcalde popular de Castropol entre 1999 y 2003 e hijo del expresidente del Gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo, acaba de convertirse en presidente del Real Club Náutico de Ribadeo. La entidad, con más de ochocientos socios, gestiona el puerto deportivo ribadense, el de mayor tamaño de la ría del Eo. El equipo de Calvo-Sotelo aspira a potenciar la entidad y a lograr que los jóvenes aprendan a disfrutar del estuario que une Asturias y Galicia.

- Su padre no solo intervino en la creación del club ribadense, sino que es su presidente de honor. ¿Qué supone para usted?

-Para mí es un orgullo presidir el club que mi padre ayudó a crear y del que fue vocal en 1974. Mi padre nació en Madrid, su madre y su abuelo eran ribadenses. Lo que más le gustaba era la ría, navegar en ella o, simplemente, mirarla desde la terraza de su casa. Le entristecía que una parte de Ribadeo viviera "de espaldas al mar". Nuestro programa es acercar el mar a todos los niños y jóvenes, y creo que a él le parecería estupendo. No concibo mejor empleo del verano para un niño o un adolescente que pasarlo en la ría, un privilegio.

- ¿Cómo está ahora mismo la entidad y sus instalaciones?

-El censo pasa algo de los ochocientos socios. Ha conocido momentos mejores. Hay que estudiar las razones de esa disminución y trazar un plan para invertir la tendencia. Las instalaciones están bien, pero tememos que por culpa de la edad y de un deficiente mantenimiento tengamos que emprender una renovación significativa del parque de embarcaciones.

- ¿Cuáles son sus planes de futuro para la entidad?

-Volcarnos en ayudar a niños y jóvenes a descubrir y disfrutar de la ría a través de los deportes náuticos. Si el remo de ambas orillas ha dado un buen número de olímpicos, la vela no tiene por qué ser menos. Queremos devolver a la vela latina el auge que tuvo en las últimas décadas del siglo pasado. Planteamos ampliar la oferta educativa de vela de iniciación con vela de competición olímpica, promocionar una formación específica en vela latina, mejorar el funcionamiento del club y de los servicios que presta apoyándonos en las nuevas tecnologías, recuperar una convivencia cordial y aumentar el número de socios.

- Hay un plan de ampliación portuaria en la ensenada de la Villavieja. ¿Lo ve posible?

-Las actuales instalaciones del puerto deportivo se quedan pequeñas. El veraneo hoy no es el de hace cincuenta años, en el que se navegaba tres meses seguidos, hoy la gente viene a pasar dos o tres semanas. Esto quiere decir que puede haber muchas más lanchas en el puerto sin que eso se traduzca en una saturación de lanchas en la ría. La única expansión posible es la ensenada de la Villavieja, un abrigo natural. Sus posibilidades dependen de la rentabilidad de la inversión en términos de desarrollo local. Hay pocos sitios en el Cantábrico para la náutica como la ría. Si no se desarrolla más es por falta de plazas en los puertos deportivos.

- ¿Está suficientemente aprovechado el potencial de la ría?

-Yo creo que no. Vegadeo es parte de la ría y sin embargo nos separan ocho kilómetros de cieno. Incorporar en ese espacio nuevas zonas navegables no es un plan para una legislatura, pero sí puede ponerse en marcha en un horizonte de cincuenta años. Lo importante es definir y consensuar entre las administraciones de ambas orillas un plan que concilie la protección de la ría con su disfrute. Ese plan debería a su vez contemplar su litoral interno, hasta ahora inaccesible.

- ¿Asturianos y gallegos deberían cooperar más?

-Es fundamental que los gobiernos asturiano y gallego aborden conjuntamente y en profundidad el futuro de la ría y su entorno. Más bien se ha hecho lo contrario. ¿Cómo van a aprobar las escolleras de los puertos de Castropol y Figueras si durante años el Gobierno de Asturias ha culpado a las gallegas de los mayores males?

- El lado asturiano reclama un dragado integral. ¿Coincide?

-La paulatina reducción de la superficie navegable es el principal problema de la ría. Dragar canales ahora es necesario, pero no deja de ser un parche, como lo es la escollera inconclusa del puerto de Figueras. Estoy de acuerdo en que urge actuar, pero sería bueno actuar siguiendo un plan. Ese plan debe buscar un equilibrio entre los intereses turísticos de la zona, para los que la práctica de los deportes náuticos es muy importante, y la protección medioambiental de la ría. Para que ese plan sea viable debe nacer del trabajo de un equipo interdisciplinar, formado por gentes de ambas orillas, porque un consenso a largo plazo es fundamental para su implantación.

- En Asturias se aprobó una iniciativa parlamentaria, a instancias del PP, para pedir a Fomento que equipare los topónimos Ría del Eo y Ría de Ribadeo. ¿Qué le parece?

-Los que vivimos aquí nunca le ponemos apellido, hablamos de la ría. Los topónimos siempre están sujetos a discusión. Para arbitrar entre distintas denominaciones existen organismos específicos. En este caso, en su momento, se pronunciaron con claridad y autoridad la Comisión Geográfica Nacional y el entonces Director de la Real Academia de la Historia, un asturiano de pro, Gonzalo Anes. Es una pena que exista consenso para seguir retorciendo esos argumentos y en cambio, no lo haya para sacar adelante los puertos deportivos de Castropol y de Figueras.

- Como exalcalde de Castropol, ¿cómo ve el concejo?

-Desde 2010 vivo en el lado gallego de la ría. Sigo pensando que el modelo turístico de Castropol está con Ribadeo, no con los Oscos. Yo como Alcalde pretendí encadenar Castropol a la locomotora turística de Ribadeo a través de un Plan Leader Interautonómico y un Plan de Dinamización Turística. Ribadeo y Castropol pertenecerán a Comunidades Autónomas diferentes pero su objetivo es común, comparten la ría. Aquellos planes les obligaban a hablar, a compartir, a entenderse, a planificar un futuro común. Al perder yo las elecciones se anuló la obligación y cada concejo administró lo suyo. Creo que Castropol ha perdido una oportunidad de desarrollo al no estrechar lazos con Ribadeo. Por otro lado, me siento orgulloso de la evolución del polígono industrial, de cuyas primeras piedras fui responsable.

- ¿Echa de menos la política?

-La política, como el tabaco, siempre se echa de menos.

Compartir el artículo

stats