Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miudes renueva la fachada de su templo, del siglo XIII, que espera lucir en agosto

La firma gijonesa que se ocupa de la obra usará el mismo mortero de cal que se emplea en la rehabilitación de la catedral de Santiago

El párroco Francisco Javier Fernández, ante la iglesia de Miudes, ya en plena restauración

El párroco Francisco Javier Fernández, ante la iglesia de Miudes, ya en plena restauración T. CASCUDO

Tras tres años de trámites, la iglesia de Santa María de Miudes, la más antigua de El Franco, lucirá imagen renovada este mes de agosto. Está previsto que a mediados de mes concluyan los trabajos de renovación integral de la fachada, en los que la parroquia y el propio Arzobispado, con el visto bueno de Patrimonio, invierten un montante de 18.000 euros.

El párroco responsable de la unidad pastoral de El Franco, Francisco Javier Fernández, explica que esta restauración se ha gestado con mucho mimo por las características singulares del templo. No en vano es una iglesia románica tardía que data del siglo XIII, aunque de esa época solo se conserva el ábside semicircular cubierto con bóveda de horno, y es la única de esta época que se conserva en toda la costa occidental. El cuerpo actual de la iglesia fue reconstruido en 1707, el campanario es de 1908 y la última obra de importancia en el inmueble se remonta al año 1950, de ahí que presente numerosas deficiencias y problemas de conservación.

"La fachada tiene muchos problemas de humedades y el campanario presenta desconches, y alguna vez cayeron cascotes", precisa el párroco que encargó la restauración a la firma gijonesa RB Producción Arquitectónica. Los responsables de la obra detallan que el objetivo central de la actuación es corregir las humedades del templo derivadas de las filtraciones de agua del exterior, aunque quedan pendientes de corregir otras patologías como los problemas de capilaridad derivados de la humedad que procede del suelo.

Una de las singularidades del proceso de construcción es que se va a usar un mortero a base de cal idéntico al que se está empleando en la rehabilitación de la catedral de Santiago de Compostela. "Es un producto que allí tienen bien estudiado y aprovechamos para emplearlo en este trabajo", precisan desde la firma gijonesa. Además, se va a usar una pintura al silicato en colores pastel que dará un importante cambio al inmueble, hasta ahora en piedra vista.

El párroco dice que esta actuación es posible gracias a los donativos de los feligreses y a una aportación del Arzobispado, y no descarta nuevas actuaciones siempre que se consigan los fondos necesarios, la parte más difícil de todo proyecto de restauración. "En la medida de lo posible vamos haciendo las cosas más urgentes, hay que conservar el patrimonio", explica. Bajo su coordinación se han hecho numerosas obras como la rehabilitación de la capilla de Porcíay el santuario de La Braña o la restauración de la talla del Arcángel San Miguel, de La Caridad.

Compartir el artículo

stats