Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obra del Chao seguirá el criterio de Patrimonio y acabará en 2021, dice el alcalde de Grandas

El Ayuntamiento licita la restauración del castro, en cuyos trabajos se tendrán en cuenta "todos los requerimientos del Ministerio de Cultura"

Trabajos en la domus del Chao Samartín, en una imagen de archivo

Trabajos en la domus del Chao Samartín, en una imagen de archivo LNE

Tras un largo proceso, el Ayuntamiento de Grandas de Salime ha licitado la obra de consolidación y restauración del Chao Samartín, un proyecto cuya finalidad deberá ser evitar el deterioro del conjunto por la actual falta de mantenimiento. El alcalde grandalés, Eustaquio Revilla, aseguró ayer que prevé que los trabajos

El regidor defiende una licitación "que ya toca" y el proyecto que se va a llevar a la práctica, pese a las críticas de un numeroso grupo de expertos que consideran que no atiende las necesidades del yacimiento y que atenta contra la conservación de los materiales de la zona. Así, por ejemplo, la asociación Hispania Nostra se planteó incluir el castro grandalés en su lista roja de patrimonio en peligro, y la Asociación Profesional de Arqueólogos, Conservadores y Museólogos del Principado recabó firmas contra los planes del Ayuntamiento dentro y fuera de las fronteras españolas.

Finalmente, apunta Revilla, se licitará el proyecto tal y como estaba firmado, pero con matices: "En ejecución de obra se tendrán en cuenta todos los requerimientos del Instituto del Patrimonio Cultural de España, dependiente del Ministerio de Cultura".

En concreto, tras la revisión del proyecto, y tal como confirma la Consejería de Cultura, no se reconstruirá el muro oeste de la plaza, el drenaje será el original de época romana, para las visitas se utilizarán espacios sin excavar y la conservación de los muros se hará en la medida de lo posible con materiales procedentes del castro o de su entorno. Para la excavación del foso también hay indicaciones, ya que no habrá posibilidad de hacer la rampa prevista en el proyecto firmado por los arquitectos Jaime Represa y Silvia Ollacarizqueta.

La Consejería de Cultura está al tanto de todo lo que ha firmado el Ayuntamiento y apoya la tramitación, aunque anuncia que todo el proceso de restauración estará supervisado. Lo que se busca es que se haga la obra cuanto antes para evitar que lo descubierto corra riesgo de deteriorarse.

El alcalde destaca que las críticas "han sido y son interesadas" y lamenta que el grupo de expertos e instituciones críticas con los planes iniciales "nunca se hayan dirigido al Ayuntamiento para ayudar en nada ni para comentar siquiera su descontento con el proyecto original".

Así las cosas, el Consistorio licita la obra gracias a convenio anterior sellado con la Administración regional.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats