“¡Ay, Juanín!”. Con este suspiro empieza el angustioso vídeo, de minuto y medio, en el que el tapiego Javier Álvarez recoge la heroica entrada del barco “Paz de Mar” al puerto de Tapia, el pasado jueves, en pleno temporal. A los mandos del barco iba el ribadense Juan Vila, que resta mérito a su destreza: “Entramos en condiciones peores que la del vídeo. No estaba la cosa para jugar, pero es el oficio que elegimos”.

“Estábamos unas veinte personas en Os Cañóis y dudábamos todos si lograría entrar, pero Juan sabe mucho, porque tiene muchas horas de mar”, resume Álvarez sobre su vídeo viral, que supera las 7.000 reproducciones y que ha servido para aplaudir el duro trabajo de los marineros.

Así fue la difícil maniobra para salir el puerto, vista por los propios marineros

Vila explica que el mar ya estaba así cuando salieron a las doce a largar el aparejo para pescar lubina y sargo, un pescado “que quiere mal tiempo”. Confiesa que prefiere salir que entrar a puerto y que, aunque uno crea que es posible hacerlo, siempre está la duda de si habrá un fallo mecánico que lo impida: “Siempre tienes esos nervios”.