Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La comarca desviste estereotipos

Decenas de jóvenes de Vegadeo, Tapia y Navia lucen faldas para promover la igualdad: “La ropa no tiene género, solo es un trozo de tela”

Un grupo de estudiantes del Instituto de Tapia, ayer, en la plaza del Ayuntamiento, posando con faldas. | |  T. C.

Un grupo de estudiantes del Instituto de Tapia, ayer, en la plaza del Ayuntamiento, posando con faldas. | | T. C.

Lola Cienfuegos cursa cuarto de la ESO en el instituto Elisa y Luis Villamil, de Vegadeo, y ayer se sintió “muy orgullosa” de sus compañeros de clase por animarse a dar el paso y presentarse en las aulas con falda. Una acción reivindicativa que se repitió en los institutos vecinos

Por la izquierda, Carlos García, Gabriel Santamarina, Bruno Bermúdez, Esteban López, Nerea Iglesias, Juan López y Javier Amago, ayer, en el Instituto veigueño. | T. Cascudo

El joven que comenzó la reivindicación se llama Mikel y estudia en Bilbao. Explica que se le ocurrió ir en falda, simplemente porque le apetecía y empujado por una reivindicación feminista a nivel mundial que también apuesta por el uso general de esta prenda. El problema es que en el centro donde estudia no solo recibió ciertas burlas, sino que fue derivado al psicólogo. Su denuncia de la situación en las redes sociales provocó un aluvión de apoyos y se puso en marcha el movimiento #TodosConFalda. “No se trata de llevar falda hoy y ya está. Se trata de que cuando te apetezca no tengas miedo de vestir como te apetezca”, señala el afectado.

“No me pareció normal lo que le pasó a ese chico y yo quiero cambiarlo. Igualdad no hay, pero somos los jóvenes los que tenemos que conseguirla ¿quién lo va a hacer si no?”, confiesa el estudiante veigueño Juan Santamarina. Para su compañera Irene Fernández, encantada con la buena respuesta que la protesta tuvo en Vegadeo, la iniciativa persigue “que se normalice la diversidad en la vestimenta y conseguir que no se califique más una prenda como masculina o femenina”. A su lado, Carmen Prieto añade que hay que concienciar a la gente “de que la ropa no tiene género, solo es un trozo de tela que puede ponerse cualquiera”. Los jóvenes dejan claro también que respetan la decisión de los que optaron por acudir en pantalones: “Están en su derecho de no ponérsela, pero lo importante es que no se discrimine a nadie por lo que se vista”.

Por la izquierda, Irene Fernández, Agustín Artime, Lola Cienfuegos y Juan Santamarina, en Vegadeo. T. Cascudo

El equipo docente del instituto Elisa y Luis Villamil sabía que estaba surgiendo este movimiento espontáneo, pero ayer se mostraron sorprendidos por la repercusión y el gran número de chavales que respaldaron esta propuesta nacida en las redes sociales. “Me parece una acción maravillosa, un síntoma de que la sociedad está cambiando y de que por fin estamos valorando la igualdad. Lo veo muy positivo”, confiesa la profesora María Meitín.

En términos similares se expresa su compañera Mercedes Fernández: “Me gusta que vaya creciendo ese espíritu crítico y de justicia social entre los jóvenes”. Al director del instituto Elisa y Luis Villamil, Javier Santos, también le parece “estupenda” la reacción de los estudiantes: “Cada vez menos, pero sigue habiendo estereotipos y el de la ropa es uno de los más aceptados”.

En los institutos Marqués de Casariego, de Tapia, y Galileo Galilei, de Navia, la convocatoria tuvo igualmente buena acogida. “Se animó mucha gente. Nos parece importante romper con los roles de género y si no nos movemos los jóvenes ¿quién lo va a hacer?”, reflexionaba un estudiante tapiego, encantado, con el éxito de la convocatoria. “Todos podemos llevar lo que queramos”, zanja el veigueño José Ángel Iglesias.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats