Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los alcaldes reclaman más recursos para resolver la falta de profesionales en Jarrio

Los regidores coinciden en que hay un problema de escasez de plantilla, si bien algunos defienden “la buena percepción ciudadana” del hospital

Hospital de Jarrio.

Hospital de Jarrio.

Los alcaldes del Noroccidente exigen “los medios necesarios” para que el hospital comarcal de Jarrio funcione con normalidad y se garantice la calidad de la atención a los usuarios. Los regidores se pronuncian de este modo después de que desde el Servicio de Medicina Interna del centro se denunciara la cada vez más precaria situación en sus condiciones de trabajo. Los facultativos señalaron, a través de un comunicado hecho público el domingo, que la plantilla está reducida “a menos de la mitad” como consecuencia de bajas laborales, jubilaciones y de la no cobertura de plazas al rechazar algunos profesionales contratos en este área sanitaria.

El regidor de Navia, Ignacio García Palacios (PSOE), cree que “cuando hay problemas es cuando hay que dar soluciones”, si bien destaca que los asuntos sanitarios se prestan mucho a interpretaciones políticas. “Creo que el servicio de Salud del Principado conoce los datos y confío en que llegarán las soluciones”, señala. Con más claridad muestra su preocupación la alcaldesa de Coaña, Rosana González (PP), que califica de “delicada” la situación del hospital a la vista de la denuncia de los profesionales. “Cuando la voz sale de dentro, témete lo peor”, dice, antes de considerar que es momento de actuar para resolver el problema.

“Hay que pedir encarecidamente que se destinen recursos y tiempo a estudiar y solucionar la situación. Esto no se puede consentir y no entiende de ideologías. Hay que aunar esfuerzos y resolverlo”, añade González, quien entiende que, además, hay que profundizar en las razones por las que los médicos no quieren venir a Jarrio. “No sé si es por falta de incentivos o porque no están a gusto”, añade, al tiempo que expone la situación de diferentes facultativos que, en su momento, hicieron su casa en Coaña y después se marcharon, dejándola como segunda residencia.

La alcaldesa de El Franco, Cecilia Pérez (PSOE), explica que no va a entrar a valorar la queja de los internistas, pues considera que están en su derecho de plantear sus reclamaciones laborales. Pero sí defiende la buena percepción que la ciudadanía tiene de Jarrio. No obstante, es consciente de la escasez de profesionales: “Tenemos un grave problema que es una falta de médicos y sanitarios en general.

“Esta situación no se puede consentir y no entiende de ideologías; hay que aunar esfuerzos”

Rosana González - Alcaldesa de Coaña

decoration

“Cuando hay problemas debemos intentar buscar y también ofrecer soluciones”

Ignacio García Palacios - Alcalde de Navia

decoration

“Debe dotarse de servicios a la zona, para que no haya diferencia con un entorno urbano”

Francisco J. Vinjoy - Alcalde de Castropol

decoration

“Las denuncias de los médicos son la confirmación de lo que ya sabíamos hace tiempo”

Estefanía González - Alcaldesa de Villayón

decoration

“Vamos a mantener el nivel de exigencia y a reclamar más recursos para el hospital”

José Antonio Barrientos - Alcalde de Boal

decoration

“Los alcaldes de la comarca llevamos años reivindicando que se favorezca que venga la gente”

Cecilia Pérez - Alcaldesa de El Franco

decoration

“Lo que queremos es que estén las plazas cubiertas y los alcaldes de la comarca llevamos muchos años reivindicando que se busque una manera que favorezca que las personas vengan aquí a trabajar”, señala Pérez, que opina que hay que buscar una fórmula para incentivar que la gente se establezca en una zona donde se registra una elevada calidad de vida.

Por su parte, el regidor castropolense, Francisco Javier Vinjoy (PSOE), confía en que las administraciones estén trabajando en la mejora de las dotaciones de los hospitales, especialmente de las alas. Es poco partidario de incentivar a los profesionales, sino que considera más importante que se dote a la comarca de los servicios e infraestructuras que las hagan atractivas para la llegada de sanitarios: “Que vivir en una zona rural no marque una diferencia excesivamente elevada con una urbana”.

El alcalde de Illano, el socialista Wenceslao González, señala que disponer de un buen servicio de salud “es esencial”. González entiende la queja de los sanitarios “porque desde hace años no estamos en las mejores condiciones” y cree que son necesarios más apoyos de la administración para que los médicos se queden en hospitales de las alas de Asturias. Además, señala que “sin un buen servicio de salud, malamente podremos fijar población ni tener futuro”. Por su parte, el alcalde de Boal (PSOE), José Antonio Barrientos, hace una encendida defensa de “más” recursos para el hospital de Jarrio. “Nosotros vamos a mantener el nivel de exigencia y a pedir más recursos”, señala. “Es obligatorio dar un buen servicio”, añade.

Para la alcaldesa de Villayón, Estefanía González (PP), esta denuncia médica “es la confirmación de lo que todos sabemos”. González sostiene que es práctica habitual citar a los pacientes sabiendo que será imposible pasar esa consulta. “Es decir, que van cambiando la consulta y así pasan hasta meses y se maquillan las listas de espera”, destaca. La regidora detalla que “no hay incentivos para que los médicos se queden porque “hoy en día no estamos tan lejos del centro de Asturias”. Asegura, además, que la precariedad laboral y la calidad de atención no sólo afecta a Medicina Interna. En el caso de Oftalmología, dice, “muchos usuarios se van directamente a la sanidad privada porque no se sienten atendidos”.

Plazas vacantes

Según fuentes sanitarias, hoy por hoy en el hospital de Jarrio no hay cardiólogos, en neumología hay dos plazas y solo está cubierta una. Hay ocho de médicos de Medicina Interna y en activo solo hay cuatro y un quinto a media jornada. En Urgencias, una vacante se encuentra sin cubrir, como dos eventualidades. De cara a 2021, en este servicio de atención continua habrá tres jubilaciones.

En Ginecología hay una baja sin cubrir y en Anestesia deberían trabajar siete especialistas y hay cinco. En Oftalmología, eran seis sanitarios en origen y en la actualidad solo pasan consulta tres. Intervenciones clásicas como las de cataratas de derivan a otros hospitales asturianos. Se dio el caso de un paciente de Taramundi al que el servicio sanitario llamó para operarse en el hospital de Arriondas. En Traumatología falta un profesional y el servicio de Geriatría no está operativo. Había dos profesionales trabajando en el departamento, pero en la actualidad no hay ninguno. En Radiología, son cuatro las plazas, pero ahora mismo solo hay dos médicos activos.

El Principado tampoco valoró ayer el contenido de la denuncia efectuada por los profesionales del servicio de Medicina Interna del hospital Jarrio ni ofreció respuesta alguna al respecto de las reclamaciones de los sanitarios.

Compartir el artículo

stats