Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Kiwi Atlántico busca diez hectáreas para una plantación en la vega de Belmonte

La empresa pionera del sector ofrece arrendar o comprar terreno en la ribera de San Bartolomé para producir 250.000 kilos e invertir un millón de euros

Vega de Belmonte.

Vega de Belmonte.

Las fincas de la vega del pueblo de San Bartolomé, en Belmonte de Miranda, han despertado el interés de la empresa Kiwi Atlántico S.A., pionera a nivel nacional de la producción y comercialización de kiwi, que se constituyó en 1988 con la unión de unos 30 kiwicultores de Galicia y Asturias. El objetivo de la empresa es crear en esta localidad belmontina una plantación de kiwi y para ello ya han empezado a ponerse en contacto con los propietarios de las fincas, a los que están presentando el proyecto para ofrecerles la oportunidad de vender o arrendar sus terrenos.

Celso Pérez Darnís, socio de Kiwi Atlántico desde hace 35 años, es la persona que está al frente del proyecto y la negociación. Considera que la vega de San Bartolomé es “especialmente buena” por su suelo, orientación y su disposición de agua al estar bañada por el río Narcea. No obstante, también reconoce que tiene una complicación: sus alrededor de 30 hectáreas están divididas en unas 110 parcelas que pertenecen a unos 70 propietarios.

El primer paso que está dando es ponerse en contacto con los vecinos y dueños de la vega para presentarles la idea e intentar lograr un mínimo de fincas en venta o arrendamiento para iniciar la plantación. El objetivo que la empresa se marca es lograr al menos 10 o 12 hectáreas de terreno, lo que supone llegar a acuerdos con 40 propietarios. La toma de contacto comenzó con un escrito enviado a los domicilios el pasado mes de septiembre y hasta ahora ya han recibido la propuesta de interés por parte de una docena personas dueñas de 16 parcelas.

Una vez que se alcancen acuerdos de venta o arrendamiento por la superficie mínima que necesita el proyecto para ponerse en marcha, Celso Pérez explica que la pretensión es iniciar junto a la Consejería de Medio Rural el proceso de concentración parcelaria de carácter privado, que permita unificar los terrenos y poder desarrollar la plantación en una sola parcela.

Los datos

Estado de la vega. Las fincas ribereñas de San Bartolomé suman unas 30 hectáreas que están divididas en 110 parcelas pertenecientes a 70 propietarios. Se calcula que el 95% del terreno está “abandonado”.

Proyecto. La empresa Kiwi Atlántico, a través de su socio Celso Pérez, busca realizar una plantación de kiwi en la vega de al menos 10 hectáreas, que produciría 250.000 kilos de kiwi

y daría empleo permanente a tres personas y eventual a unas 20 durante la cosecha y la poda.

La inversión para desarrollar el cultivo podría alcanzar el millón de euros, ya que la preparación del terreno supone crear una estructura de sujeción para que la planta se desarrolle, así como la instalación de un sistema de regadío, todo ello sumado a los trabajos de adecuación de la tierra para realizar la plantación.

“Se trata de una inversión inicial que se va a quedar en la zona, hará falta contratar maquinaria, mano de obra y suministros, lo que generará riqueza en el entorno”, explica Pérez. Además, una vez que la plantación esté en marcha el cálculo es que para cuidar 10 hectáreas se necesitará contratar de forma fija a tres o cuatro personas, y como eventuales para la época de cosecha, que es de dos semanas, y de poda, que suma dos meses, hasta una veintena de trabajadores. Asimismo, se estima que la producción de la parcela de 10 hectáreas será de 250.000 kilos kiwis.

Celso Pérez explica que se fijó en la vega de San Bartolomé porque cree que es “una preciosidad” y siente tristeza al ver que no se le está sacando partido. “El 95% de la vega está abandonado, hay cuatro parcelas de maíz y dos con fabas”, lamenta, a la vez que subraya que este tipo de terrenos “son lo mejor que tenemos en Asturias agrícolamente hablando, son fértiles y están casi todas abandonadas”.

La alcaldesa de Belmonte de Miranda, Rosa Rodríguez, cree que es importante que una empresa se interese por los terrenos del concejo porque “sirve para dinamiza y revalorizar”.

Compartir el artículo

stats