Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Tirso derribará el palco y talará los árboles de la céntrica plaza de San Juan

El gobierno del PSOE modifica el proyecto del PP para facilitar la accesibilidad al espacio

Aspecto actual de la plaza de San Juan.

Aspecto actual de la plaza de San Juan.

El Ayuntamiento de San Tirso de Abres prevé dar un lavado de cara a la céntrica plaza de San Juan para convertirla en un espacio multiusos. El proyecto, con un presupuesto de 42.515 euros procedentes de los fondos europeos Feder, incluye varias actuaciones en materia de accesibilidad que van desde hacer semipeatonal la calle adyacente hasta el derribo del antiguo palco o la tala de los árboles que rodean el espacio. “Es la plaza tradicional del pueblo y queremos darle funcionalidad”, explica el concejal de Obras, Fernando Asenjo.

Cuando el equipo de gobierno del socialista Clemente Martínez llegó a la Alcaldía el año pasado se encontró con un proyecto redactado por el equipo saliente de la regidora popular Goretti Quintana. Su plan pasaba por dedicar el grueso de la inversión a renovar el piso de la plaza por ser “muy resbaladizo”. “Nos encontramos con un proyecto completamente absurdo, que planteaba gastar el dinero público en pisar una plaza de cemento para que se pudiera bailar. Vimos más interesante actuar en materia de accesibilidad para facilitar que gente con problemas de movilidad pudiera acceder a la plaza y la capilla”, expone Asenjo. Este nuevo enfoque plantea convertir en semipeatonal el entorno de la plaza para evitar un problema común en todo el pueblo, “donde ni hay acera ni hay calle, es un absurdo”. Dice Asenjo que, en la medida de sus posibilidades, este plan de accesibilidad se irá extendiendo por el resto de la capital.

Está prevista la tala de los árboles, que son especies de crecimiento rápido que están provocando graves dueños en el piso de la plaza “de piedra y bien conservado”. Serán sustituidos por otros ejemplares, pero plantados en jardineras móviles con un banco adherido, lo que permitirá cambiarlos de lugar en función de las necesidades. El antiguo palco, sin apenas uso, será derribado para dejar un espacio libre que permita, por ejemplo, la colocación de los escenarios móviles. “No es funcional y vale más ganar ese espacio”, añade Asenjo.

La actuación también incluye mejoras en el entorno de la capilla, presidida por una gran escalinata desde la plaza. En este sentido, se dispondrán dos accesos laterales sin barreras y se acondicionará la entrada desde el aparcamiento trasero. Además, se hará una especie de mirador hacia la plaza.

Compartir el artículo

stats