Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una cetárea de Viavélez sube la cotización del prestigioso centollo de El Grove

“Me llevo calidad; o me la juego o vuelvo sin nada”, dice Juan Miguel Canel tras pagar el máximo de la campaña, 25,30 euros por kilo

Juan Miguel Canel, el lunes, en El Grove, en plena adquisición de la mercancía. | M. Méndez

Juan Miguel Canel, el lunes, en El Grove, en plena adquisición de la mercancía. | M. Méndez

“O me la juego o me voy sin nada”, sentencia Juan Miguel Canel, que esta semana pagó nada menos que 25,30 euros el kilo por un lote de centollo en la subasta de la localidad pontevedresa de El Grove, la de referencia para la venta de este crustáceo. Gracias a la oferta del dueño de Cetárea Viavélez, afincada en El Franco, el producto logró su mejor cifra de la temporada, abierta el pasado 9 de noviembre.

“El viernes pasado ya llegó a 21,90 euros, así que esta semana me la jugué. Pago, pero llevo calidad. El viaje hasta allí son cien euros para mí, entre gasolina y peajes, así que prefiero pagar tres euros más por la mercancía a venir vacío. Hace días un compañero de Burela volvió sin nada y eso para mí no vale”, reflexiona Canel, habitual de la subasta de El Grove. De hecho, cuenta con una marca de calidad registrada: “Centollo de O Grove”.

Con uno de los centollos.

La subida de la cotización es una buena noticia para los mariscadores, ya que este año, con las restricciones sanitarias a consecuencia de la pandemia y su impacto en el sector hostelero, el inicio de la temporada no fue tan bueno como en pasados ejercicios. De hecho, el primer día de campaña se vendieron 3.422 kilos con un precio inicial de venta de 18 euros el kilo, lo que contrasta con los 29,50 euros que se pagaron por el primer lote de la temporada de 2019.

Canel, vecino de Coaña y con la cetárea situada en pleno muelle de Viavélez, considera que el precio de 25,30 euros sorprendió a los vendedores porque venían de jornadas donde el precio apenas había superado los dieciséis euros.

Sin embargo, señala que la cifra que abonó el lunes no es ni mucho menos el máximo de este crustáceo. “Lo tengo comprado a 9 y a 16 euros, pero también lo pagué a 28 y hasta a 33 euros. Lo que pagué no es un precio alto para estas fechas, porque se acercan las Navidades”, añade este profesional que se desplaza cada semana a comprar a Pontevedra. En todo caso, opina que el lote que compró a 25,30 euros el kilo “lo valía” y defiende la calidad de los 160 kilos de centollo que se trajo a casa. “La segunda parada de la subasta fue en 24 euros”, apunta el empresario coañés.

Con el cierre de la hostelería asturiana, este lote que trajo de El Grove se distribuirá posiblemente entre negocios de Madrid y Barcelona, donde los establecimientos sí pueden seguir trabajando. También tiene previsto empezar a reservar una parte para la Navidad. Al tener cetárea propia, tiene esa ventaja.

Compartir el artículo

stats