Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clara Menéndez | Investigadora, ponente en la XVIII Semana de la Ciencia de Luarca

“Los sanitarios no queremos solo aplausos, sino un salario y un empleo dignos”

“Estudiamos si la hidroxicloroquina puede evitar complicaciones en enfermas leves embarazadas”

Clara Menéndez.

Clara Menéndez. Luisma Murias

La doctora en Medicina Clara Menéndez (Madrid, 1959) dirige la Iniciativa de Salud Materna, Infantil y Reproductiva del Instituto de Salud Global (ISGlobal) de Barcelona y, desde hace unos meses, coordina un estudio que persigue determinar si la hidroxicloroquina puede ayudar a prevenir y tratar el covid-19 en las mujeres embarazadas. Los detalles de esta investigación los contó ayer en la segunda ponencia de la XVIII Semana de la Ciencia de Luarca, una cita virtual en esta edición. Dice que le hace especial ilusión porque su familia paterna era oriunda de la localidad cudillerense de Ballota. No es el único vínculo con Asturias, ya que en 2008 logró junto a su marido, Pedro Alonso, el premio “Príncipe de Asturias” de Cooperación Internacional por su lucha contra la malaria en el continente africano.

–La hidroxicloroquina es una vieja conocida para usted...

–Llevo toda mi vida trabajando en investigación de enfermedades infecciosas en mujeres embarazadas, pero sobre todo en países con pocos recursos. Tengo experiencia en ensayos clínicos para evitar la malaria en mujeres embarazadas en África. La hidroxicloroquina la hemos usado mucho en la malaria y con esa experiencia estamos haciendo un ensayo en embarazadas utilizando ese fármaco. Lo estamos desarrollando en nueve hospitales, ahora se va a unir un décimo, en Barcelona, en Madrid y en Segovia.

–¿Qué se busca?

–Sobre la hidroxicloroquina, un tratamiento de elección para enfermedades como el lupus o la artritis reumatoide, sabemos con cierta confianza que no hace nada en enfermos hospitalizados graves con covid, pero no se sabe todavía si previene la infección en contactos de poco tiempo. Lo que estamos viendo es si podría evitar que las embarazadas con síntomas leves enfermaran. Llevamos meses trabajando, pero los resultados se sabrán al final y nos quedan unos seis meses.

–¿Cómo viven las mujeres embarazadas la pandemia?

–La mayoría con bastante ansiedad, con incertidumbre. Debería ser un momento de especial ilusión y alegría, pero los protocolos hacen que sea un parto menos humanizado porque la pareja no puede estar, tienen que parir con mascarilla... Son varios problemas que las llevan a estar más preocupadas, lógicamente. No tienen más riesgo de infectarse, pero si se infectan sí que tienen más riesgo de tener complicaciones.

–¿Recomendaría evitar ahora un embarazo?

–Yo ahora mismo, si me quisiera quedar embarazada, lo haría. Hay otras razones más dramáticas o más claras para no quedarte embarazada en este momento, y más en un país que tiene la natalidad más baja del mundo.

–¿Cómo ha sido la gestión de la pandemia en España?

–Muy mala, de las peores. El mayor error fue no verlo venir, se ignoró que venía cuando los signos eran muy evidentes y perdimos un tiempo de oro en prepararnos. Después, tenemos un país muy fragmentado, con direcciones de salud pública diferentes, lo que no ha ayudado. En verano, al disminuir la primera ola, fuimos arrogantes y asumimos que habíamos vencido al virus.

–¿La sociedad ha fallado a los médicos?

–Siempre se ha dicho que este país tiene la mejor sanidad del mundo. No, lo que tiene es la más costo-eficiente del mundo porque con poco coste tiene una calidad increíble. Pero eso es a costa de los salarios irrisorios de los sanitarios comparativamente con otros países del mismo nivel. Esto a nadie le ha preocupado mucho en los últimos años. No queremos solo aplausos, queremos un salario y un empleo dignos. Además, es el país con el mayor número de sanitarios infectados por población, más de 70.000.

–¿La investigación nos dará una alegría en 2021?

–Se está invirtiendo tantísimo dinero y tantísimo esfuerzo en la investigación que esto solo puede redundar en soluciones. No ha ocurrido con ninguna otra infección. Si hubiera pasado esto con la malaria habríamos acabado con ella hace años. Tendremos una vacuna o varias y también habrá test cada vez más sensibles y los podremos utilizar de manera habitual. Eso es esperanzador. Aunque hay una cosa que se está haciendo mal y es que se está trivializando la comunicación científica de manera muy dramática.

–Esta Semana de la Ciencia homenajea a la científica Margarita Salas. ¿La conocía?

–No. Y me da mucha pena. Estuve varios años en el jurado de los Premios “Princesa de Asturias” de Investigación y siempre la propuse. Me dio muchísima pena y me siento muy frustrada por el hecho de que haya fallecido sin haberle dado un premio que sin duda se merecía. Creo que era de justicia habérselo dado.

Compartir el artículo

stats