La plataforma “¡Salvemos nuestro hospital!”, vinculada al PP, denuncia que el servicio de Oftalmología del centro sanitario de Jarrio “está en una situación límite”. De las seis plazas que tiene este servicio, aseguran, solo están cubiertas dos a tiempo completo y una con media jornada.

El colectivo apunta que esta reducción de la plantilla de oftalmología de alrededor de un 60% se ha producido en los dos últimos años al no cubrirse las vacantes por jubilación y por la marcha de algunos profesionales a otros hospitales públicos asturianos “donde se les han ofrecido mejores condiciones laborales”, aseguran. En este sentido, inciden en que “se menosprecia a los profesionales del hospital de Jarrio ofreciéndoles precariedad laboral”.

Ante esta reducción de la plantilla, a la plataforma le llama la atención que las listas de espera del servicio hayan disminuido y acusan directamente a la gerencia del área de “maquillar los datos y tratar de engañar a los ciudadanos del Noroccidente”. Ponen como ejemplo los datos ofrecidos entre los meses de enero y agosto, que según la plataforma muestran una reducción de la lista de espera para una consulta de 495 a 389 pacientes.

“Nadie se puede creer que los datos mejoren en el momento en el que menos profesionales hay en el servicio y coincidiendo además con el parón de las consultas debido al covid-19”. Es más, la plataforma asegura que “las listas de espera reales triplican los números que ofrece la gerencia”. También ven contradictorio que, a pesar de esa reducción de pacientes en la lista de espera, los tiempos de espera para una primera consulta no se hayan rebajado. “Pasaron de 53 días de espera en enero a 86 en agosto de 2020”, describe.

El colectivo de defensa del hospital cree que para reducir la lista de espera lo que se está haciendo en el centro hospitalario es “anular las consultas a los pacientes, no retrasarlas, para que desaparezcan temporalmente de las listas hasta que sean citados de nuevo”. Una actuación con la que consideran que la dirección del área sanitaria y el Sespa “tratan de engañar a los ciudadanos, utilizando datos manipulados”.

Los miembros de la Plataforma aseveran además que actualmente “muchos pacientes están acudiendo a la medicina privada ante los insoportables tiempos de espera de intervenciones en Jarrio” y añaden además que esta opción es promovida por la gerencia, que “facilita la realización de las necesarias pruebas médicas previas”.

Ante esta situación, la plataforma anima a los ciudadanos a presentar las reclamaciones oportunas en el servicio de atención al paciente para denunciar las vulneraciones de los derechos sanitarios.