Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud busca cubrir las bajas de Jarrio con traslados desde otras áreas sanitarias

La Consejería atribuye la demora en dotar las plazas a la falta de especialistas disponibles: “Actualmente la bolsa de internistas está vacía”

La consejería de Salud del Principado defendió ayer su trabajo para tratar de resolver la situación que afecta al hospital comarcal de Jarrio, en Coaña, donde la falta de médicos en el servicio de Medicina Interna ha provocado que algunos facultativos amenacen con abandonar si no se cubren las bajas en las plazas existentes.

“Actualmente la bolsa de internistas en el Principado está vacía y desde el Servicio de Salud se está buscando profesionales”, señalaron fuentes de la Consejería. “Se está moviendo a profesionales de otras áreas sanitarias. Asimismo, para no incrementar la presión asistencial en Jarrio no se está ingresando pacientes covid”, añadieron, con el ánimo de contener el malestar existente en el hospital coañés, centro de referencia para los municipios de la comarca del Noroccidente.

En la actualidad, en el servicio de Medicina Interna de Jarrio solo trabajan cinco profesionales de los nueve asignados a este departamento, de vital importancia para la comarca, con un notable porcentaje de población envejecida.

En noviembre pasado fueron los propios facultativos los que denunciaron públicamente, a través de un comunicado, que el servicio de Medicina Interna estba “diezmado y exhausto”. Se mostraron entonces dolidos con la gerencia, por no dar “una respuesta diligente” a “una situación dramática para los pacientes” del Área Sanitaria I.

Precisamente en aquel comunicado explicaban que los retrasos en las consultas externas de especialidades como Cardiología, Neurología, Neumología o Medicina Interna eran ya “inasumibles”, especialmente las revisiones.

Ultimátum

Según ha podido saber este periódico, las cosas se tensaron más el pasado diciembre, cuando los profesionales se reunieron con la directiva del hospital para dar un ultimátum verbal y mostrar su decisión de marcharse si no había cambios y no se cubrían las vacantes de manera inmediata.

Y parece que no acaban de mejorar, aunque el Principado asegura ahora que tiene voluntad de resolverlo y que la falta de premura en hacerlo no tiene que ver con sus intenciones sino con el hecho de que no hay profesionales disponibles para cubrir las bajas en Jarrio.

“Salvemos nuestro hospital” ha vuelto a denunciar ahora la situación. Concretamente anteayer, jueves, sus responsables aseguraron que, en septiembre, 177 pacientes esperaban por una consulta en alguna de las especialidades que conforman este servicio.

En el hospital de referencia del Noroccidente asturiano llueve sobre mojado, con problemas constantes para la cobertura de las bajas y muy escasas posibilidades de que los profesionales queden en el centro, por las condiciones laborales, que se consideran peores que las de otros hospitales similares de lacomunidad.

Compartir el artículo

stats