Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenor de Cangas del Narcea

Moisés Molín: “Si la ópera llega a un lugar pequeño también un centro de investigación puede hacerlo”

“Es un regalo volver a Cangas y que un concierto desde aquí se pueda ver en todo el mundo”

Moisés Molín, ayer, en Cangas del Narcea. | D. Álvarez

Moisés Molín, ayer, en Cangas del Narcea. | D. Álvarez

El tenor Moisés Molín (Cangas del Narcea, 1977) cerró ayer el ciclo de conciertos de “Música en la Basílica” con un recital, el primero para él de este año 2021. Con la actuación quería homenajear a todos los cangueses, tanto de aquí como los que están repartidos por el mundo, con una selección de piezas en la que incluyó canciones de concierto del repertorio europeo, de América Latina y zarzuela. Un evento con el aforo máximno de 100 personas al completo, algo que para el artista ha sido “un regalo”.

–¿Qué significa iniciar profesionalmente el año en Cangas?

–Es mi primera actuación desde la pandemia y además es buscada. He podido elegir y he elegido volver al escenario en Cangas, porque es un regalo. Quería poder regresar al escenario demostrando que puedo hacer un concierto desde aquí, retrasmitiéndolo a todo el mundo por internet, que permita visualizar la igualdad de posibilidades de los territorios y de las personas en el acceso a la cultura de la calidad. Esta es una idea que defiendo desde hace años, porque no puedo olvidar que soy asturiano y de Cangas del Narcea e hijo de una familia muy trabajadora. Ahora mismo necesitamos impulsar inversiones en la Europa vaciada y estas tienen que ir enfocadas a la investigación en todos los ámbitos del conocimiento, ligada a los denominados polígonos industriales 4.0.

–Es un planteamiento que defiende desde su proyecto “Ópera sostenible”.

–Es un cambio de vida necesario, tenemos que hacer una transición de modelo económico y tiene que hacer que pasemos de trabajar en las minas a trabajar en la cultura, el arte o la investigación con la misma fuerza y valentía. Se tienen que dar alternativas de trabajo a las personas porque hay mucho talento desperdiciado. Con “Ópera sostenible” hacemos festivales tanto en Sicilia como en la Sierra de Madrid y quiero demostrar que si soy capaz de llevar la ópera, un producto que se ve tan elitista, a un lugar pequeño, también se puede llevar un gran centro de investigación.

–¿Cómo se puede cambiar esa visión elitista de la ópera?

–La ópera se lee equivocadamente. Detrás de la ópera hay mucho trabajo, es un espectáculo en el que se visualiza el trabajo engranado de muchas carreras superiores juntas en un espacio corto. El nivel medio para cantar es elevadísimo y requiere mucho esfuerzo, pero ahora estamos en el culto a lo rápido y tenemos que volver a la cultura realista. El ser humano es lo que es porque hemos tenido a la cultura a través de los siglos, por todo lo que nos han enseñado nuestros mayores y los lenguajes universales que han conseguido donarnos.

–¿Cómo se presenta este año 2021?

–Quiero pensar que será el año en que tomaremos mejores decisiones. Hemos perdido demasiado talento y no podemos pensar que somos los mismos que éramos. Creo que en Cangas del Narcea tendría que existir una gran compañía de ópera, de zarzuela o de ballet, no hay ninguna razón para que solo estén en las grandes ciudades. Hay que potenciar esto y es por supervivencia, todo lo que hagamos en contra, es dinero tirado.

–¿Cuáles son sus objetivos profesionales?

–Tengo marcado perfeccionar mis personajes, cantar en mejores teatros y con mayores grados de perfección y que ese trabajo diario me lleve a cantar Otelo y a poder ser en el Metropolitan. Además de poder seguir dando luz a las personas que se vean reflejadas en todos mis personajes.

Compartir el artículo

stats