Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ayuntamientos esperan que Salud tome medidas sobre la falta de médicos en Jarrio

Los regidores populares critican la “dejadez” con el hospital mientras los socialistas confían en que el Principado resolverá los déficits

El Hospital de Jarrio.

El Hospital de Jarrio.

La situación del hospital comarcal de Jarrio, con una crisis que afecta al servicio de Medicina Interna, con la mitad de las plazas de los facultativos sin cubrir de modo estable y donde ya no hay, por ejemplo, cardiólogo en la plantilla, preocupa a los alcaldes de la comarca. No obstante, no todos opinan igual respecto a la gravedad de la situación.

El alcalde de Navia, del PSOE, considera que ante un problema “hay que buscar una solución”, confía en el Principado y cree que no hay motivo para alarmarse porque “no se trata de dejadez o abandono, como creen las opiniones más catastrofistas”. “Es conocido que los médicos no quieren estos destinos”, indica García Palacios en un intento de buscar “el origen” de la falta de profesionales.

En los concejos vecinos, Villayón y Coaña, las alcaldesas tienen una opinión diferente. La regidora coañesa, Rosana González, del PP, asegura que “todos conocemos a algún familiar, persona o vecino que se ve afectado por la falta de profesionales”. Dice González que la situación del centro sanitario “es muy preocupante”. “No hemos visto un plan de choque para mejorar lo que hay, no sabemos qué tiene pensado hacer el Servicio de Salud del Principado (Sespa) y seguimos esperando”, destaca.

La alcaldesa de Villayón, Estefanía González, se suma a las críticas. “Todos sabemos lo que pasa, que se aplazan consultas, que no se hacen pruebas o se retrasan hasta años y que las familias que pueden permitírselo se decantan por la medicina privada”, subraya.

El alcalde de Valdés, el socialista Óscar Pérez, tiene otra versión. “En mitad de una pandemia, lo responsable desde los ayuntamientos es cerrar filas con Salud”, apunta. “Por eso creo que no es momento de crear polémicas y sí de construir entre administraciones para crear mejores servicios”, opina.

La alcaldesa de El Franco, Cecilia Pérez (PSOE), espera por una respuesta del Sespa. “Es el servicio que tiene que decidir y el que nos comunicará en su momento qué es lo que pasa”, dice. La regidora, que también esa presidenta de la Federación Asturiana de Concejos, asegura que hay versiones “muy partidistas y partidarias” y propone, contra la confrontación, “valorar el hospital porque es el que tenemos y nunca se ha dejado de invertir en él”. Mientras, el alcalde de Vegadeo, el socialista César Álvarez, también observa “mucha política”. Confía en la Administración autonómica, dice que desde el Ayuntamiento “siempre pediremos más, como pasa con otros servicios”, pero advierte que el hospital no se está desmantelando. “Seguro que hay soluciones”. El regidor de Taramundi, César Villabrille (PSOE), también se muestra esperanzado y prudente. “Puede que no vivamos el mejor momento, pero el Sespa dará respuesta”, dice en alusión a la falta de profesionales.

El alcalde de Boal, José Antonio Barrientos es el regidor socialista que se muestra más combativo. No deja de “pedir más” para el hospital comarcal de Jarrio: “Lo que sea necesario con el fin de una atención de calidad y la que necesitamos, ni más ni menos”, dice.

Todos los alcaldes conocen y han recibido la carta abierta de la plataforma “Salvemos el hospital” que reclama apoyo y soluciones a la situación de Jarrio.

La situación

  • Facultativos. Sanitarios del Servicio de Medicina Interna de Jarrio denunciaron ya hace dos meses que la mitad de la plantilla de especialistas no estaba cubierta por diversas circunstancias. La Plataforma “Salvemos nuestro hospital” añade ahora que el hospital ya no tiene cardiólogo fijo.
  • Ultimátum. Hace solo unos días, especialistas del hospital amenazaron con irse del centro si no daba una solución a la cobertura de plazas. El_Sespa afirma que no hay profesionales disponibles para contratar.

Compartir el artículo

stats