Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud anuncia un “plan estratégico” para Jarrio sin concretar medidas

El Ejecutivo garantiza su compromiso con el hospital coañés, para el que promete recursos humanos, equipamientos y nuevos programas

Entrada al hospital comarcal de Jarrio.

Entrada al hospital comarcal de Jarrio.

La directora gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa), Concepción Saavedra, anunció ayer a última hora de la tarde “un plan estratégico”, sin concretar las medidas, para el hospital comarcal de Jarrio, con el fin de hacer frente a las carencias reiteradamente denunciadas por numerosos profesionales del centro sanitario y una plataforma ciudadana.

“Se está trabajando en un marco estratégico para comprometer los recursos humanos, infraestructuras, equipamientos y nuevos programas” con destino al hospital coañés, centro de referencia para los habitantes del noroccidente asturiano.

Las reuniones con la gerencia del área sanitaria I empezarán la próxima semana, según Saavedra. El Sespa quiere de este modo ratificar su “compromiso claro” con la asistencia médica en el Noroccidente y garantizar “ la cartera de servicio y las prestaciones” del centro y de toda el área.

A preguntas de este diario, la Consejería de Salud no aclaró qué medidas se plantearán ni en qué consistirá este “plan estratégico” que se desarrollará en los próximos tres años. Tampoco se sabe nada, de momento, del presupuesto con el que se cuenta para materializar este planteamiento.

En la comarca, llueven las protestas desde hace tiempo. Anteayer un grupo de alcaldes se quejó de la ausencia de medidas para contener los problemas denunciados por los propios profesionales y por la plataforma ciudadana “Salvemos nuestro hospital”.

Entre otros asuntos, no hay cardiólogos en el centro, el departamento de Medicina Interna funciona con la mitad de la plantilla adscrita y este año están pendientes varias jubilaciones. La plataforma reitera que las listas de espera están “maquilladas” y que no hay profesionales para atender las demandas asistenciales y médicas de una población envejecida. La semana pasada, al no encontrar respuesta en el Sespa, este colectivo pidió auxilio a los alcaldes de la zona. Todos recibieron una carta para animarles a secundar las protestas ciudadanas y mediar con el fin de lograr mejoras para el hospital.

También los profesionales han emprendido su propia batalla, tratando de atajar una presunta mala gestión de los recursos. Son los sanitarios de medicina interna los que abanderan la protesta. En un escrito hecho público en noviembre los internistas explicaron que el servicio estaba “diezmado”. Recientemente, incluso amenazaron a la gerencia del centro con abandonar el hospital y pedir otros destinos en caso de no tener soluciones.

Según la plataforma “Salvemos nuestro hospital”, la falta de profesionales afecta a varios departamentos. Medicina Interna y Cardiología son los más importantes por las patologías que tratan y por su número de pacientes. Pero a ellos hay que sumar problemas, según el colectivo, en Oftalmología, Geriatría, Nefrología, Urología y Otorrinolaringología. Además, las carencias “afectan a una población vulnerable”, muy envejecida.

Los datos

  • Protestas ciudadanas. La plataforma “Salvemos nuestro hospital” denunció en varias ocasiones el mal funcionamiento de hospital por tener pocos profesionales para prestar una atención de calidad a una población envejecida.
  • Quejas médicas. Los profesiones de Medicina Interna fueron los primeros en hacer público su malestar el pasado noviembre. Recientemente, dieron un ultimátum a la gerencia del centro por no encontrar solución a la falta de recursos.  

Compartir el artículo

stats